.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Represión fascista en Aragón (I). La Bartolina: huesos, balas y rosas rojas. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Represión fascista en Aragón (I). La Bartolina: huesos, balas y rosas rojas.

Kaballido. Memoria.
Hace calor en Ateca (Zaragoza) esa tarde del 18 de agosto de 1936.

La población está tomada, desde hace casi un mes, por las tropas insurrectas que cuentan con la ayuda de la guardia civil y de los falangistas. Cinco días después del alzamiento militar, los vecinos intentaron obstaculizar el paso de una columna del ejército procedente de Calatayud, serrando olmos y cruzándolos sobre la carretera nacional Madrid-Zaragoza. Pero fracasaron, y ha habido muchas detenciones para averiguar la identidad de los autores. Esa misma mañana, la guardia civil ha ido deteniendo a numerosas personas casa por casa, que están siendo retenidas en el ayuntamiento.


La mayoría de los habitantes de Ateca se está congregando en la plaza. Allí les han convocado para “hacer un acto de sumisión a la patria y a los representantes legales”.



Ayuntamiento de Ateca, en los años 30. La imagen pertenece al libro "Segunda República y Represión Franquista en Ateca. La historia oculta en una fosa común del barranco de la Bartolina", de Javier Alvaro. Es propiedad del autor, que la ha cedido para la realización de esta entrada.
Hay un gran nerviosismo. La gente está convencida de que van a ejecutar a quienes están detenidos en el ayuntamiento. Los discursos de las nuevas autoridades civiles y militares no presagian nada bueno. Pero el clímax llega cuando comienza su intervención el párroco del pueblo, Mosén Benigno, con una soflama más política que religiosa, en la que afirma que Ateca debe limpiar, como un campesino limpia con su criba, separando “la mala hierba de la simiente”. Y mientras habla, para dar más énfasis a sus palabras, va moviendo las manos imitando el movimiento de una criba.


Cuño de la iglesia parroquial de Ateca de la época de los fusilamientos. Imagen del libro aludido anteriormente.

La multitud ya no soporta la tensión. Algunos gritan:
“¡Soltad a los detenidos!”. Otras voces suplican entre lágrimas que no los ejecuten. Entre la gente concentrada en la plaza se va extendiendo una sensación de fatalidad, rayana en el pánico generalizado.

Los detenidos de la mañana son introducidos en camiones. Les dicen que no se preocupen, que van a ser conducidos a Calatayud para asistir a un acto propagandístico. Con ese pretexto obligan también a gran número de los concentrados en la plaza a subir a otros camiones.


Guardias civiles subiendo a un camión, posiblemente para realizar una "faena" similar a la descrita en estas líneas. Imagen tomada de la web Camiones de la Guerra Civil.
Los escasos 15 km que hay hasta Calatayud se viven con gran angustia. Se respira una tensión irrespirable. Todos creen que el “paseo” acabará en un fusilamiento general.


Por fin la mayoría de los camiones llega a la Plaza del Fuerte de Calatayud. Los últimos camiones, entre los que se encuentra el de los detenidos de esa mañana, se han retrasado intencionadamente. Algunos han podido ver que, una vez pasado Terrer, han girado a la izquierda internándose en el barranco de la Bartolina.


Calatayud, Puerta de Terrer. Grabado tomado del blog Paisajes Variados.
Allí son fusilados 13 atecanos afiliados a Izquierda Republicana, al PSOE, la UGT y las Juventudes Socialistas y a la CNT. La guardia civil los describirá más tarde en sus informes como “agitadores y extremistas peligrosos” y “contrarios al Movimiento patriótico nacional”. También les acusará de haber proferido gritos de desafección y levantar el puño en alto cuando a principios del mes los reclutas de Ateca fueron despedidos en la estación de ferrocarril para incorporarse a sus destinos en el servicio militar. Hijos muchos de ellos de atecanos de izquierdas, sus padres intentaron evitar que fueran a engrosar el ejército que se ha rebelado contra la República.


Cuño del puesto de la Guardia Civil de Ateca. Imagen del libro aludido anteriormente.
Los atecanos que han llegado a Calatayud se disponen a presenciar, como se hacía en tiempos que ellos creían pasados, una ejecución pública. En medio de la plaza han levantado un patíbulo. A un lado, formados militarmente, los soldados, los falangistas y los requetés. Al otro, no menos de 2000 civiles de Calatayud y de otros pueblos de la comarca. Por un papel tirado en el suelo se enteran de que el que va a ser ajusticiado es Francisco Bueno Herrero, el Estirao, conocido socialista bilbilitano al que apresaron días antes en Sediles. El papel es una de las muchas octavillas repartidas para convocar a los bilbilitanos a la ejecución.


Carta enviada por los falangistas a la familia de Francisco Bueno, antes de ser fusilado. Tomada de la web Kaosenlared.
Una descarga cerrada de los fusiles del pelotón abate al dirigente socialista. La sentencia se ha cumplido. Tras la ejecución, a ritmo de marchas militares, los vecinos de Ateca son obligados a desfilar por delante del reo, como espectáculo y escarmiento popular. “(…)También desfilaron centenares de señoritas de Ateca y varones que, en manifestación, habían venido a Calatayud (…). Las ovaciones al Ejército, los vivas a España y mueras a los traidores fueron enormes”. Así recogió el “magno” acontecimiento el Heraldo de Aragón del 22 de agosto.


Después del desfile los vecinos de Ateca comprueban horrorizados que el camión que transportaba a sus paisanos detenidos llega vacío. El viaje de retorno a Ateca se hace en medio del silencio y el desconcierto. Nadie alberga dudas sobre cuál ha sido su destino. Al llegar, algunos se acercan a cumplir el penoso deber de informar a sus familias.


Esa noche nadie en el pueblo puede dormir. Más tarde se sabrá que uno de los fusilados en el barranco de la Bartolina, el primer teniente de alcalde y vicepresidente de la U.G.T. de Ateca, Antonio Alvaro, había conseguido arrastrarse malherido hasta la carretera y pedir ayuda en una casa. Nadie le auxilió, por miedo a las represalias. Tras doce horas de agonía en soledad, un tiro de “gracia” a bocajarro acabó con su sufrimiento. Tenía 43 años. A día de hoy se ignora qué hicieron con sus restos.


Antonio Alvaro, primer teniente de alcalde de Ateca, asesinado el 18 de agosto de 1936. La imagen pertenece al libro aludido anteriormente y es propiedad de su autor, que la ha cedido para la realización de esta entrada..
Así comienza la macabra historia, contada siempre en voz baja en las casas, del barranco de la Bartolina, que se fue convirtiendo en el mayor y el más activo cementerio de la comarca de Calatayud. Jamás se sabrá cuántas personas de Ateca y de los restantes pueblos de la comarca se hayan enterradas en él. Pues fueron innumerables los detenidos en cada población que jamás volvieron a sus casas. Incluso en Ateca se realizaron varias “acciones de limpieza” más. Como el fusilamiento del alcalde, Agustín Ayerbe, el 29 de octubre. Tenía todos los números para ser asesinado pues había incomodado a muchos que no veían con buenos ojos su afán por deshacer las injusticias y llevar a cabo sus ideales republicanos y socialistas. Los últimos fusilamientos parece que se realizaron en el mes de noviembre.


Agustín Ayerbe, alcalde de Ateca, asesinado el 29 de octubre de 1936. La imagen es propiedad de A. Ayerbe y aparece en el libro aludido anteriormente.
Algunos pudieron huir, como Enrique Bendicho, alcalde de Ateca durante el primer bienio republicano. Tras diversas vicisitudes terminó en un campo de concentración francés, país donde falleció. El asesinato de su hijo por los fascistas fue su venganza por no haber encontrado al padre, algo de lo más habitual en aquel verano del 36, llamado también del “terror caliente”.


Enrique Bendicho, anterior alcalde republicano de Ateca. Ostentaba el cargo de administrador subalterno de la Compañía Arrendataria de Tabacos cuando tuvo que huir, posiblemente el 19 de julio de 1936. En la imagen, propiedad del ayuntamiento atecano y perteneciente al libro aludido, aparece en medio de dos compañeros en un campo de concentración francés donde fue recluido.
16 de diciembre de 2007. Varios vecinos de Ateca y personas de ideología de izquierda se han dado cita en el punto kilométrico 233,1 de la antigua Nacional II, entre Terrer y Calatayud. Es la entrada al barranco de la Bartolina.


Familiares de los fusilados en La Bartolina, 16 de diciembre de 2007. Imagen de Fernando Lampre, tomada de la web ARICO-Memoria Aragonesa.
Se trata de los descendientes de algunos de los republicanos fusilados y enterrados en ese lugar desde 1936 a 1939. La mayoría de ellos ya se han enfrentado al hecho de que la naturaleza pero sobre todo la mano del hombre han modificado ese maldito lugar de manera que han destrozado por completo los restos de muchos de los que allí yacen.


La tierra fue removida con máquinas para sellar el vertedero de Calatayud, situado en el mismo barranco. Muchos de los huesos salieron entonces a la superficie y forman el sellado del vertedero. De hecho, mientras caminan se van encontrando con casquillos de bala y restos óseos. Algunos comentan que muchas veces se ven perros que llevan en sus hocicos huesos humanos.


Casquillos de bala encontrados en La Bartolina. Imagen tomada de la web Bilbilitanos. Un espacio para la libertad en Calatayud.
Se va leyendo los nombres de los asesinados. Algunos pronuncian unas palabras de recuerdo, un poemaRosas rojas, una por cada uno de los nombres que se han leído, permanecen plantadas como sencillo homenaje a tantos asesinados por sus ideales, por permanecer fieles a la República legítimamente constituida pero derribada por la sinrazón del fascismo.


Y mientras se van marchando, unos con lágrimas en los ojos, otros con indignación contenida por la afrenta a la memoria de sus familiares, van poniéndose de acuerdo en que ha llegado el momento de dignificar a los suyos rescatándolos del olvido. Su deseo es que cuenten al menos con un monolito o un símbolo que los recuerde...

Imagen de los familiares en La Bartolina, el 14 de abril de 2008. Puede vérseles plantando rosas rojas.Está tomada también de la web ARICO-Memoria Aragonesa.
Agosto de 2009. Los familiares están esperanzados. Si todo va bien, al año que viene comenzará el trabajo de localización de las numerosas fosas del Barranco de la Bartolina. Este proyecto, aunque ya ha habido algunas exhumaciones aisladas, establecerá la cifra de personas que están enterradas en lo que se piensa podría ser una de las mayores fosas de todo el país, con cientos de muertos en distintos lugares. De hecho, Santiago Carcas, de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico), explica que la cantidad total de cuerpos ascendería a unas 2.700 personas. “La gente mayor recuerda que cuando había riadas el agua arrastraba huesos”, asegura.


Una vez realizadas las localizaciones con el georadar, se irá procediendo al inmenso y delicado trabajo de las exhumaciones. Todos los alcaldes de la comarca apoyan la iniciativa, pues raro es el pueblo que no tiene uno o varios desaparecidos que podrían encontrarse allí.


Portada del libro de Javier Alvaro del que están tomadas varias de las imágenes que ilustran esta entrada.
“Ójala que pronto podamos ofrecerles a los nuestros ese homenaje”, dice Javier Alvaro, nieto de uno de los fusilados de Ateca.


Ojalá. Todos os lo deseamos de corazón.


La realización de esta entrada no habría sido posible sin la colaboración desinteresada de Javier Alvaro, el cual no sólo se ha prestado a que parafrasee párrafos enteros de su libro, sino que además me ha cedido imágenes propiedad de su familia, las cuales enriquecen considerablemente el texto. Sus sugerencias para que investigue sobre mi abuelo, uno de los Fusilados de Torrellas, seguro que me serán también, muy útiles. ¡Gracias, Javier!.

Gracias también a quienes en su momento cedieron imágenes de sus familiares a Javier Alvaro para la realización de su libro y he tomado también yo para enriquecer la entrada.

Me he basado sobre todo en el texto de Javier Alvaro y también en el libro "República y Republicanos. Socialistas y republicanos de izquierda en Zaragoza y provincia (1931-1936), de E. Bernad, E. Casanova, R. Ceamanos, J. Cifuentes, J.L. Ledesma, V. Lucea y P. Maluenda.

De las muchas webs y blogs consultados, me gustaría destacar el excelente blog de Dimas Vaquero, Guerra Civil y Memoria.



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

22 comentarios:

Selma dijo...

Daniel.. He leído de un tirón tu Entrada, me emocioné y me invadió la rabia..
La volveré a leer con más serenidad y te la comentaré.. Esperaba este domingo, sé por comentarios que es el día que publicas.. me tendrás aquí, cada semana..
Leo otra vez y ahora vuelvo..
Un beso, mientras.

Felipe Medina dijo...

"Se trata de los descendientes de algunos de los republicanos fusilados y enterrados en ese lugar desde 1936 a 1939. La mayoría de ellos ya se han enfrentado al hecho de que la naturaleza pero sobre todo la mano del hombre han modificado ese maldito lugar de manera que han destrozado por completo los restos de muchos de los que allí yacen."

¡Claro,ha sido tanto el tiempo transcurrido!

¡Han sido tantas las zancadillas puestas!

¡Tan poco el apoyo recibido!

Nadie me va a quitar de la cabeza que esta labor corresponde al Estado y no a la generosidad y esfuerzo de las Asociaciones por la Recuperación de la Memoria.

¡Es el Estado democrático quien debe recuperar para la dignidad a aquellas personas que defendieron la legalidad del 36 frente al alzamiento fascista!

No sólo es un deber moral;es un deber de defensa de todos los ciudadanos frente a la barbarie fascista.

Anónimo dijo...

Gracias por tu blog y por esta entrada que recuerda estas gentes tan cobardemente asesinadas. Realmente extremecedor testimonio. Es difícil comprender como un lugar como la Bartolina, donde yacen varios miles de inocentes sigue así.
Después de asesinar allí a miles de inocentes fue convertido en un vertedero y todavía hoy siguen los restos de esos inocentes en un lugar así.
Creo que se deberían recuperar todos los restos que se puedan y darles una digna sepultura y ese barranco crear un museo del terror y la barbarie, como los hay en los antiguos campos de concentración alemanes.

Selma dijo...

De enlace en enlace dentro de ARICO, encontré muchos documentos emotivos.. y dos vídeos de los homenajes que se tributaron a 2.700 Personas que yacen sin sepultura en el barranco de la Bartolina, el 14 de Abril y la plantada simbólica de rosas rojas...

No sabes la labor de divulgación tan grande que haces, Daniel, enhorabuena y adelante.. te seguimos..
Ahora sí, un beso emocionado...

RGAlmazán dijo...

Después de tu anuncio de vuelta, ahora ya has regresado de verdad, con una de tus entradas. Emotiva, real y como siempre cumpliendo su misión, mantener en la memoria a estos héroes olvidados y recordar estos hechos deleznables que sucedieron. Gracias, compa.

Salud y República

LUX AETERNA dijo...

Querido Daniel conincido con lo dicho po Felipe Medina, es el Estado el que como fue en un pasado responsable por los hechos acaicidos ahora debe responder por los cimenes cometidos, son ellos los que deben hacer la labor para esclarecer la identidad de los restos humanos.
Ahora en el caso que se nieguen imagino que como acá se puede particularmente practicar estudios de ADN imagino que allá no deben falterles medios para invesigar si se consiguen restos oseos.
Te confieso que cada vez que leo sobre la intromisión del clero en estos actos, comprendo el porque de actos contra la Iglesia.
Por si no lo sabés acá en el mes de junio del 55 hubo al mediodia un bombardeo a la casa de gobierno (el presidente era Perón) y a la emblemática Plaza de Mayo, en esa acción murieron mas de 300 personas, casi el doble que las víctimas de Guernica.
La iglesia habia conspirado junto a los golpisas, el lema era Cristo Vence y los aviones de los sublevados llevaban una cruz y una V como simbolo.
Por la noche el pueblo enardecido por los crimenes quemó varias iglesias entre ellas la Curia Metropolitana, eso si no murió un solo cura hijo de puta.
A los sublevados se los juzgó se los encerro en prisión.
Tres meses despues en el mes de septiembre vino el golpe definitivo y derrocaron a Perón, ahi si hubo posteriormente fusilamientos de civiles y militares y por supuesto la Iglesia apoyó estos actos.
Te mando un abrazo grande y gracias por todo lo que nos enseñás domingo a domingo.
Si este blog y sin vos seria imposible desde acá poder tomar conocimiento de tantos hechos dolorosos como los que das a la luz.
Un abrazo y te sigo leyendo querido amigo

PD justo ahora he tenido un fallo favorable paa la indeminización a una abuela de un desaparecido durante la epoca de los milicos hijos de puta.

Noelplebeyo dijo...

Tremenda la historia daniel que nos muestras. El abuso de poder, el uso cobarde de la fuerza y lo sumarísimo hace necesario que la historia sea recordada y reivindicada.

Animo. Saludos

daalla dijo...

Gracias por tu interés, Selma. La página de ARICO es muy interesante porque da una idea general de cómo en todo el país van saliendo a la luz -nunca mejor dicho- los desmanes que cometieron aquellos perros rabiosos fascistas.
Un beso

Completamente de acuerdo contigo, Felipe. Pero este gobierno cobarde, que quiere nadar y guardar la ropa, no se compromete de verdad con las víctimas de la barbarie fascista ni con los familiares, a pesar de que miles y miles de aquellas víctimas pertenecían a su partido y a su sindicato hermano. Esa traición a la memoria de los suyos no es más que la consecuencia lógica de la traición a sus principios fundacionales. Con razón se les llama los del PSSSSSSOE.
Un abrazo.

Amigo anónimo, lo que se ha hecho en la Bartolina, con ser horrible, no es más que lo que se ha hecho en cientos de lugares similares en nuestro país. Y eso, en los que se conoce. Unas veces por desidia, otras por desconocimiento y las más premeditada y alevosamente, las fosas de quienes fueron masacrados por el fascismo desaparecen o se las trata de una manera indigna y aberrante. Este es nuestro país.
Saludos.

Alguien tiene que hacerlo, Rafa. Es lo menos que les debemos.
Salud y República.

Lux, aquí se beatifica a los curas que "dieron su vida en la cruzada". La iglesia española, como la curia vatiacana en general, tiene varias tablas de medir. Nos pide que "perdonemos" y "cerremos heridas", pero para perdonar hace falta que alguien pida perdón y reconozca el pecado cometido. Ellos no sólo no lo hacen sino que periódicamente elevan a los altares a curas y monjas que fueron "mártires" para ellos, o incluso a los que delataron, señalaron con el dedo e incluso apretaron el gatillo asesinando a muchos republicanos.
No conocía el hecho que explicas, pero no es extraño dada la historia general de la iglesia.
Me hubiera gustado ver la cara de esa abuela cuando recibió el fallo favorable. El dinero le dará absolutamente igual, pero al menos tiene una satisfacción moral. También me hubiera gustado ver tu cara, Lux, pues tiene que ser un orgullo para ti.
Un abrazo, amigo

Y además que sea en un pueblo pequeño, con menos oportunidades de salir en los papeles. Pues así funciona todo, Noel, lamentablemente.
Saludos

Loc@ dijo...

Qué "entrada" más estupenda nos has regalado. Lo que tú narras posiblemente está conectado con lo sucedido a 8 vecinos de Arándiga el 25 de agosto de 1936, una semana después de lo descrito.
Supongo que sabes, pero por si acaso... , que Arándiga está en la zona, cerca de Morata de Jalón y ambos de Calatayud -la Bílbilis romana-. (es) Un gusto leerte porque algo muy entrañable me une a Aragón, aunque pensándolo bien, algo muy entrañable me une a la tierra, a las personas y a todo lo que me rodea -llamémosla Naturaleza-.
Besos. PAQUITA

Loc@ dijo...

Acabo de comprobar revisando tu listado de blogs...

MEMORIA HISTORICA
IN MEMORIA
Hace 5 semanas

... que la información que menciono la saqué de aquí arriba y debí entrar a través tuyo. Gracias de nuevo. PAQUITA

Antonio Rodriguez dijo...

Es tremanda la historia que nos traes del barranco de la Bartolina

Antonio Rodriguez dijo...

Esta historia que nos cuentas del barranco la Bartolina es tremenda, expresa con toda crudeza la barbarie de la represión de los fascistas sobre las personas que solo querian defender la legalidad repúblicana.
Una gran entrada en tu retorno.
Salud, República y Socialismo

Carmen dijo...

Querido Daniel, lo primero decirte que me ha encantado tu vuelta a estos ruedos, y como siempre lo haces por la puerta grande.
Me he leído tu entrada de hoy. Me ha impresionado. Tanto que la leeré de nuevo con mucha más tranquilidad.
He vuelto a Madrid para tener una semana intensa de trabajo hasta el domingo que me iré una semana completa y desconectada, pero no quería dejar de decirte lo que me alegra tu vuelta.
Te sigo leyendo con el mismo entusiasmo y agradecimiento de siempre
Un beso

María dijo...

Hola Daniel, en primer lugar decirte que me ha gustado mucho tu texto, me ha impresionado muchísimo como has escrito sobre la Bartolina, tenemos muchos otros libros del tema pero nos ha gustado especialmente como lo has enfocado y bueno decirte que la imagen del camión me ha dejado perpleja pues en ese camión iba mi bisabuelo y dos tíos míos. Gracias por colgar en tu blog esta historia tan triste que a mí abuela y tías les he hecho llorar todos los días de su vida y a nosotras nos encoge el corazón cada día que pensamos en aquella barbarie. Mi abuela todas las tardes de su vida cuando se hacía de noche me decía " es que llamaron a la puerta y se lo llevaron y ya no lo vimos más..." y de la emoción se echaba a llorar y no podía ya decir nada más, así hasta sus 87 años.
Desde aquí estamos intentando reconocer un poco la memoria de esas grandes personas que se les quitó la vida tan sólo por hablar de cultura, libertad o igualdad.
Pero me gustaría deciros que hasta ahora estamos teniendo más disgustos que alegrías pues, aquellos que dicen defender las ideas de los que murieron, son los que hoy en día deciden quien puede o quien no puede dignificar la memoria de sus antepasados.
Así que nada más Daniel gracias por dar a conocer nuestra triste historia.
Un abrazo

daalla dijo...

Paquita, no sólo conozco los hechos acaecidos en Arándiga, sino que también conozco a la portavoz de la asociación de los familiares de quienes fueron asesinados. es más, este sábado voy a ir a Arándiga junto con algunos otros de los familiares de los Fusilados de Torrellas porque se erige un monolito en el lugar del monte donde fueron enterrados y exhumados hace menos de un año.Estaremos allí para homenajearles y acompañar a los familiares, pues estamos todos hermanados en esta labor de la recuperación de la Memoria.
Besos.

Gracias, Antonio. Ojala fuera la única historia así que se pudiera contar pero me temo que quedan muchas, tan horribles o más si cabe.
Salud y República.

Gracias por tus palabras y por tu alegría, Carmen. Yo también te he leído todo el verano aunque me he encontrado un poco vago a la hora de dejar comentarios. Nunca te has ido del todo, aunque te hayas despedido.
Besos.

María, no sabes hasta qué punto me conmueve tu comentario. No es la primera vez que me escribe una descendiente directa de alguien a quien menciono, más o menos directamente, en el blog, pero cuando hablas de tu abuela me imagino a la mía, con palabras parecidas aunque sin lágrimas. Yo creo que ya no le quedaban de tanto llorar. Me parece que se las guardaba para cuando estaba sola. Eso lo he heredado de ella.
Entiendo lo que me dices de los disgustos. Los partidos, especialmente el del gobierno, en lugar de hacer una L.M.H. valiente se dedica a poner zancadillas y a ponerse medallas en los homenajes, pasando por encima de los familiares. Ya sé de muchos casos así.
Pero no os rindáis. Yo tengo claro que si no les obligamos los familiares moviéndonos todo lo que podamos, el gobierno ho hará más de lo que ha hecho.
No tienes por qué dar las gracias. Estamos en el mismo barco y debemos remar entre todos para llegar a buen puerto.Se lo debemos a los nuestros.
Un fuerte abrazo, María. Estoy a vuestra disposición.

verdial dijo...

Una historia tremendamente estremecedora. El libro tiene que ser muy interesante. En mi ciudad se publicó hace un par de años uno similar, con fotografías de las víctimas.
Me impresionó mucho verlas y conocerlas. Me habían hablado tanto de ellos...

Un abrazo

snake dijo...

Está haciendo una labor encomiable con esta bitácora y publicando estos articulos.

Un saludo.

severino el sordo dijo...

Recien vuelto a casa,sin poder dormir me he acercado a leerte,y la verdad no es que me hayas ayudaddo mucho sino todo lo contrario,sabes de verdad que admiro el trabajo que llevas a cabo dando a conocer las barbaries que fueron cometidas en este pais por esos defensores de no se que orden ni moral,ahora toca nuestra tierra que tambien tuvo lo suyo y tu mas que nadie lo sabes,muchos animos para que sigas adelante con esto,yo como todos espero que llegue el domingo para leer tu entrada y asi aunque sea de pensamiento rendir un pequeño homenaje a todos y cada uno de esos grandes hombres,un fuerte abrazo.

daalla dijo...

Verdial, gracias a todos estos libros que van saliendo, escritos casi siempre por nietos o bisnietos de los que masacraron los fascistas, podemos enpezar a conocer su historia y que sus nombres no se borren de la historia.
Un abrazo.

Gracias por tus palabras, snake.

Gracias por esa devoción y ese entusiasmo, Severino. Y bienvenido a casa de nuevo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

creo que yo no tengo a nadie muerto en la guerra civil del 36 pero apoyo a todas las personas que si las tienen. es tremento todo lo que se cuenta sobre el barranco de la bartolina, si. pero más tremendo me parece que sellen el vertedero con esa tierra santa que ni antes ni ahora tiene la culpa de nada. me parece lamentable que por parte de los ayuntamientos consientan estas cosas
INHUMANOS
un saludo

daalla dijo...

Anónimo, lo más grave de todo no es el "consentimiento" sino que probablemente sabían con toda seguridad con lo que iban a encontrarse alí, pues desde el año 36 andaba en boca de todo el mundo. Y eso sí que es un atropello a la dignidad de las víctimas y a sus familias.
Saludos

Loc@ dijo...

Lo que menciona del monolito me recuerda un correo que me envió Antonio, vecino de Morata, amigo mío, excelente persona y padre de un muchacho que sufrió condena de cárcel por ser Insumiso, el primer caso de Aragón, creo.
¿Lo conoces? Besos. PAQUITA

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...