.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Mitos y mentiras franquistas de la Guerra Civil (II). Con novedad en el Alcázar. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Mitos y mentiras franquistas de la Guerra Civil (II). Con novedad en el Alcázar.

Alcázar de Toledo. Fotografía de Wikimedia Commons.
Una vez ganada la guerra, Franco se propuso controlar y dominar a los españoles en todos los aspectos de la vida con todos los recursos a su alcance. Uno de los más importantes fue mediante la difusión de su propia versión de la Historia.

La idea que Franco implantó fue, sobre todo, que la guerra fue una liberación de la nación que peligraba. Asociada a esta idea de liberación y de unificación nacional vino también la idea de la “Cruzada”, la vuelta a los tiempos medievales de la Reconquista que evocan el fanatismo religioso y la pureza étnica, aspectos que encajan muy bien con la postura racista del régimen hacia los masones y los judíos.

Para entender la gestación del régimen franquista es necesario acercarse a la “mitología” de su “Cruzada” y en particular al episodio del Alcázar de Toledo. Ningún historiador ha dado aún una explicación razonable al hecho de que Franco decidiera desviar un ejército del camino hacia Madrid para “conquistar” Toledo, una ciudad sin ninguna importancia militar. Una decisión errónea a todas luces desde el punto de vista táctico, que pudo salirle muy cara pero que terminó revelándose como trascendental, ya que le dio el mando absoluto del bando nacional.

Cartel de la película "Sin novedad en el Alcázar". Se dice que ésta fue la primera frase de Moscardó a Varela al ser "liberado" el Alcázar. Realizada en 1940 en coproducción con Italia, la película refleja los rasgos más representativos de la propaganda franquista: militarismo, patriotismo exacerbado, respeto a la tradición... Imagen de la web Guerra Civil Española 1936
En el Alcázar de Toledo se encuentran los elementos esenciales del discurso y de la estética franquista: la España imperial de Carlos V, el ejército como modelo y cuna de valores, la esencia de la “raza española” y la virtualidad de ser Toledo la capital de la España católica que se funde con el fascismo falangista.

Dominando el horizonte desde la colina más alta de la ciudad de Toledo, la mole rectangular del Alcázar fue siempre, desde el pretorio romano y la defensa de la alcazaba musulmana, un lugar fortificado. Utilizado con múltiples fines, cuartel, prisión, palacio… en 1936 era la sede de la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia.

Con fachadas de diferentes estilos el Alcázar es, en la actualidad, sede del Museo del Ejército, donde alberga su colección. Imagen de la web El turismo en España
Cuando el 18 de julio estalló la Guerra Civil la máxima autoridad militar de Toledo, por ausencia de su titular el coronel Abeilhé, era el coronel José Moscardó, director de la Escuela Central de Gimnasia.

Moscardó, que llevaba tres días rehusando cumplir las órdenes del Gobierno que le instaba a entregar las municiones de la fábrica de armas de la ciudad, decidió proclamar el estado de guerra, quedarse con las municiones y encerrarse en el Alcázar con más de mil combatientes. Éstos se componían, sobre todo, de guardias civiles que habían dejado abandonados sus puestos en los pueblos de la provincia, soldados pertenecientes a la guarnición de la ciudad, algunos cadetes y voluntarios de Acción Popular y de la Falange. Les acompañaban cerca de 670 civiles, la gran mayoría mujeres y niños familiares de los sublevados.

Retrato de José Moscardó, ya ascendido a Teniente General. Imagen de la web TarifaWeb
Lo que no dice oportunamente la propaganda franquista es que habían capturado y llevado con ellos a numerosas mujeres y niños de reconocidos izquierdistas toledanos a los que mantuvieron presos como rehenes y que fueron asesinados por los defensores en el transcurso del asedio antes de que las tropas de Varela “liberasen” el Alcázar.

Quiso también la “historia oficial” hacernos creer que la mayoría de los defensores eran cadetes imberbes y poco experimentados que tuvieron que hacer frente a barbados “rojos” duchos en el arte de la guerra. Pero la realidad es que, al estar en período vacacional, había exactamente 8 cadetes en el Alcázar.

Para defenderse, contaban con 1.200 fusiles, dos piezas de artillería de 7 milímetros, 13 ametralladoras, 13 fusiles ametralladoras y un mortero. Además de los 800.000 cartuchos que lograron traer de la Fábrica de Armas tenían 50 granadas rompedoras, 50 granadas de mortero, cuatro cajas de granadas de mano, unos 100 petardos de trilita y un detonador.

Milicianos republicanos disparando contra el Alcázar. Imagen de la web Toledo olvidado
Las tropas republicanas, compuestas en su mayoría de anarquistas y guardias de asalto, asediaron el Alcázar desde el 21 de julio sin conseguir conquistarlo. Pero tampoco es cierto, como la propaganda franquista quiso hacer creer, que se organizara un ataque desde el primer día. Lo cierto es que la República trató, básicamente, de negociar con Moscardó. De hecho, el mismísimo Vicente Rojo, que llegaría a jefe del Estado Mayor de la República, le entregó el 9 de septiembre una oferta de rendición que fue rechazada.

Cuando el Alcázar empezó a ser bombardeado con piezas de gran calibre, los republicanos comenzaron a confiar en un pronto desenlace, pues la situación de los sitiados era dramática: los alimentos escaseaban, el agua estaba racionada y la moral estaba muy baja. Suicidios y deserciones (al menos 23 personas se pasaron a los republicanos), convenientemente ocultados por la historia franquista pero fielmente reflejados por Moscardó en su diario de operaciones, se sucedían.

Imagen de la misma web que la imagen anterior.
Conviene aquí reconocer las penalidades y la heroicidad de los sitiados, aunque relativizado todo ello por las tremendas carencias alimenticias y los bombardeos aéreos sufridos por la población civil en la retaguardia republicana.


Hasta aquí todo parecería una batalla más, un episodio de una larga y sangrienta guerra. Pero es ahora cuando aparece el mito. El mito del Alcázar se sostiene básicamente en el asunto del fusilamiento de Luis, hijo de Moscardó. El 23 de julio, un supuesto jefe de las milicias republicanas llamó por teléfono a Moscardó exigiéndole la rendición del Alcázar. Para conseguir su propósito, el republicano amenazó al coronel con fusilar a su hijo Luis, a quien tenía prisionero, y para amedrentar a su interlocutor puso al propio Luis al aparato. Así pues hablaron padre e hijo. Dicha conversación es el plato fuerte de la versión franquista de los hechos.

Algunos historiadores han cuestionado que existiera tal conversación por teléfono, argumentado que éste había sido cortado. Existiera o no, el mensaje está claro: el héroe Moscardó al igual que el héroe de Tarifa, prefiere el sacrificio de su propio hijo antes de rendir la fortaleza que defiende. La ilustración pertenece al libro de exaltación histórica de la patria, "Santa Tierra de España", de la editorial Altés, 1942, cuyo autor es José Muntada.
Se dice que Moscardó le pidió a su hijo que encomendara su alma a Dios y que muriera valerosamente. Y supuestamente Moscardó oyó por teléfono el disparo que acabó con la vida de su hijo. Sin embargo, testigos republicanos de la conversación afirmaron que el tono fue más bien de duda, fatalismo e incluso debilidad.


La amenaza de matar a Luis fue sólo eso, y no una orden ejecutiva: fue enviado a la Prisión Provincial y un mes después de estos hechos, tras un bombardeo aéreo, los milicianos asaltaron la prisión, le incluyeron en una saca masiva de prisioneros y fue fusilado, sin que la conversación antes aludida tuviera nada que ver.

Otra prueba de que esta leyenda propagada por los fascistas es apócrifa es su sospechosa semejanza con la de Guzmán el Bueno, que sacrificó valerosamente la vida de su hijo durante el sitio de Tarifa por los árabes en el siglo XIII.

Guzmán el Bueno, lanzando el puñal que degollará a su hijo. Ilustración de Antonio Cobos para la obra de narraciones históricas para escolares "Glorias Imperiales", publicada por Magisterio Español en 1958. Personajes llenos de dignidad, en perfecta armonía con el mensaje que se procuraba transmitir: su paralelismo con los héroes y caudillos vencedores en la Guerra Civil.

Los apologistas del franquismo, que vieron enseguida el paralelismo en ambos episodios de la cobardía por los asesinatos de inocentes, callaron sin embargo lo que no les interesaba. El hecho incontestable de que tanto Guzmán el Bueno como Moscardó tenían en común las deslealtades compartidas ya que ambos se alinearon en contra de la legalidad establecida. Moscardó contra la legalidad republicana y Guzmán apoyando al ilegítimo Sancho IV el Bravo.

El Alcázar se convirtió en el bastión del franquismo y la biografía de Moscardó en inserción obligada en todos los manuales. En la posguerra no hay recato en glorificar a los mercenarios marroquíes quienes guiados por jefes “tan valientes como Varela, Yagüe o El Mizzian " marcharon hacia la liberación del Alcázar, “reducto en el que 500 hombres animados por un español insigne, con temple de héroe y de mártir, y poseído de las más sublimes virtudes de la raza, el coronel Moscardó” resistía el acoso de “los enemigos de la Religión y de la patria” (*)

Reconstrucción del despacho de Moscardó en el Alcázar de Toledo. Las paredes de la habitación están cubiertas de textos que reproducen la famosa conversación telefónica entre padre e hijo. Incluso puede escucharse en varias lenguas. Los turistas de todo el mundo que visitan el edificio se van convencidos de que se trata de una transcripción taquigráfica de la conversación y de que Luis Moscardó fue fusilado a continuación. Próximamente será retirado de la vista por el Ministerio de Defensa. Imagen del diario La Razón.es
Como era de prever se ocultan otros hechos. Como el gran número de cadáveres arrastrados por las aguas del Tajo de toledanos que intentaban escapar en barca o a nado de los legionarios y marroquíes “salvadores” del Alcázar que les tirotearon desde las orillas. Como el degüello a manos de los rifeños de más de 200 soldados republicanos heridos en el hospital de San Juan Bautista (Tavera). O como las 20 mujeres embarazadas de la Maternidad fusiladas contra las tapias del cementerio (**).

Pero ya se sabe que las leyendas apelan a lo mágico y lo maravilloso. Y este tipo de detalles sólo servirían para oscurecer al héroe de la nueva España, al mito.

Y eso no queda bonito.

(*) Pérez Rodrigo, A. Una vida al servicio de la Patria.Imp. M. Montañana, Madrid, 1943.
(**) Ver, en este mismo blog, la entrada "Grandes asesinos fascistas (II). Ben Mezzian y los moros de Franco"

Fuentes documentales


Bibliografía

- Abós, A. L. La Historia que nos enseñaron (1937-1975). Foca Ediciones, Madrid, 2003.
- Alía Miranda, F. y Valle Calzado, A. R. del (Coords.): La Guerra Civil en Castilla-La Mancha, 70 años después. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2008.

- Aróstegui, J. y Godicheau, F. Guerra Civil. Mito y memoria. Editorial Marcial Pons, Madrid, 2006.

- Beevor, A. La Guerra Civil Española. Crítica, Barcelona, 2005.

- Pons Prades, E. Las escuadras de la muerte. La represión de los sublevados. Flor del Viento Ediciones, Barcelona, 2006.

- Reig Tapia, A. La cruzada de 1936. Mito y memoria. Alianza Editorial, Madrid, 2006.


Prensa digital

- "Reivindicación de Guzmán el Bueno". Artículo de L. Alonso y G. Álvarez de Toledo para el diario ABC.es
- "Defensa borra del Alcázar de Toledo las huellas del asedio republicano". Artículo de D. Mazón para el diario La Razón.es
Revistas digitales

- "Deconstrucción del tejido mítico franquista". Artículo de H. Fabra para Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid.

Páginas web y blogs

- Toledo: guia de turismo fascista, por M. Molina. Sección "La caza del monumento franquista" de la web Foro por la Memoria.
- José Moscardó, entrada de la WikiPedia.
- Alcázar de Toledo, entrada de la WikiPedia
- Alonso Pérez de Guzmán, entrada de la WikiPedia
- Web que contiene la versión franquista en cómic del asedio al Alcázar de Toledo
- Imágenes, relatos y mitos de un lugar de memoria: el Alcázar de Toledo. Artículo de V. Sánchez-Biosca para la web de la Universitat de València

Material audiovisual

- Fragmento de la película "Sin novedad en el Alcázar". Vídeo de YouTube
-"Asedio al Alcázar de Toledo", documental franquista, posiblemente del No-Do. Vídeo de YouTube



Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

31 comentarios:

Felipe dijo...

Toda su 'Cruzada' y sus asesinatos estuvieron recubiertos en la más atroz mentira y en la más infame propaganda.
Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

Mitos y leyendas...Cuanto cuesta en las clases de historia eliminar estas falsedades para presentar la realidad objetiva y para hacer un trabajo serio y riguroso. Por ejemplo el episodio de D. Pelayo, poquito a poquito, ya ven los alumnos que aquello no fue más que una escaramuza, como otras tantas que ocurrió en aquellas épocas... Esto que nos pones, Daniel, puede servir para nuestra historia reciente.

Como siempre brillante. Un saludo

LUX AETERNA dijo...

Cuantos diálogos habrán habido entre padres, hijos, esposos, hermanos antes de haber sido fusilados por los sublevados????
Es injusto que algunos tengan letras de oro que perpetúen esas palabras y a otros sus palabras se las ha llevado el olvido.
Los sacerdotes, los magos, siempre intentan convencer a los suyos que la Providencia está con ellos, sin ir mas lejos el lema de Dios está con nosotros era una de las frases mas remanidas durante la Primera Guerra, asi que una de dos o había un dios por cada trinchera o esa pertenencia no era tan así.
Gracis Daniel por tu post, hasta hoy yo tenía otra versión y era la de estos canallas, gracias por ayudarnos a conocer la verdad.

Vos con todo derecho tendrías que poner en letra de molde las palabras que tu abuelo dirigió a tu abuela antes de morir.

Te mando un abrazo querido amigo.

SALUD Y REPUBLICA!

Naveganterojo dijo...

Dos veces, dos veces he leido la entrada para convencerme de lo que leia.
Tengo varios adjetivos para calificar este episodio, pero son excesivamente duros por lo que simplemente dire...vergonzoso.
Todos sabemos por lo leido y escuchado,que el franquismo mintio desde antes de comenzar la guerra, que mintio a los suyos, a la republica,a las potencias extranjeras,y a dios si hubiera bajado o existido.
Estos historiadores sesgados, estos inventores de mentiras, estos traidores a su pais, estos asesinos de compatriotas tendran un dia no muy lejano su verdadero lugar en la historia, en los libros de texto y en la memoria de este pueblo, ese lugar es el de los criminales, los psicopatas, los mentirosos, es decir...la escoria de un pais que de3sea olvidarlos y relegarlos a los museos de los horrores.
Un abrazo amigo mio.
Salud y felicidad

severino el sordo dijo...

Mira esta entrada de hoy me ha dado que pensar,lo importante que es manejar la educacion,si piensas todos los que nos hemos educado en los años 60 y 70 tenemos en la menmoria el dialogo famoso y lo del alcazar no se rinde nos lo grababan en el cole,afortunadamente nuestros hijos no reciben clases de "historia" heroica,la historia la escribe siempre el vencedor,lo triste es que ahora que se podria n enseñar los verdaderos hechois se pasa de puntillas sobre ellos,nos vemos.

Selma dijo...

Tus Entradas, todas ellas, tendrían que estar en los manuales de Historia, Daniel.
No solamente restableces la verdad de estos dramáticos hechos recientes, que han disfrazado a su antojo y beneficio estos criminales sino la Historia más lejana en el tiempo y que les ayudaron a forjar una Historia de España "sui generis" apta para sus propósitos y sus criminales ideales.
Una vez más, Daniel, mis más profundos admiración y agradecimiento por estas enseñanzas de los domingos...
¡Insuperable labor la tuya!

Besos, Daniel y buena semana ...Te espero el Domingo que viene...

buda dijo...

Es impresionante lo que cuentas,la historia nunca debe olvidarse como tampoco debe ser manipulada.Y como dice Selma,todas tus entradas deberian figurar en los libros de historia.Te mando un besico.

Alba dijo...

Querido amigo Daniel, hace apenas unos días, mi blog que ya también es tuyo, acaba de sobrepasar las 10.000 visitas, es para mi un orgullo estar contribuyendo a que este pueblo mío, hoy San Fernando, antesdeayer La Isla y anteriormente cuando empezó a configurarse como núcleo urbano en torno al puente Zuazo se llamaba El Lugar de La Ponte o el Lugar del Puente del cual adopte el nombre para mi ventana, empiece a despertar del letargo oscurantista que tanto lo militar como la iglesia lo había hundido desde después de acabada la guerra incivil.
Sabes como buen Bloguero, que nuestras ventanas al mundo, no son nada sin las visitas de navegantes y mucho menos sin sus comentarios y opiniones y el motivo de estas líneas es para agradecerte tu atención y tu seguimiento, pero sobre todo decirte que Daalla es mi comentarista mas asiduo y el que mas me anima a seguir en esta lucha por recuperar la dignidad como pueblo y como ciudadana.
Un fortísimo abrazo y también mi reconocimiento a tu labor por la recuperación de La Memoria.
Tú siempre amiga, Alba Carvajal

verdial dijo...

El franquismo hizo hizo santos, héroes, milagros y mitos dónde no los había, todos sacados de la manga.
También se adueñó e hizo propias las costumbres populares que ya había (por ejemplo "la copla").
Yo recuerdo perfectamente cuando las monjas en el colegio narraban la historia del General Moscardó y yo pensaba que esa historia ya me la habían contado en Guzmán el Bueno.

Por quitar, nos quitaron hasta la identidad y la historia.

Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Es indudable que el unico objetivo del dictador para desviar la toma de Madrid y acudir al rescate de Toledo fue solo por pura utilidad propagandística.
Y bien que lo consiguió durante el resto de la guerra y después en la postguerra.
Salud, República y Socialismo

daalla dijo...

Felipe, como las cruzadas medievales la franquista sólo fue una excusa para dar rienda suelta al odio contra los diferentes, contra el infiel, amén de esconder muchos intereses espúreos.
Un abrazo

Noel, ya sabes que cada pueblo necesita sus mitos y más cuando se trata de su origen o de su canstrucción nacional. Y Covadonga se magnificó porque venía muy bien para ambas cosas.
Gracias y saludos

Lux, no conozco las últimas palabras de mi abuelo pero estoy seguro de que aunque no fueron tan grandilocuentes como las de los Moscardó, al menos sí que fueron reales y salidas del alma.¡Cuánto me gustaría saber que se dijeron!
Un abrazo

Navegante, la nómina de "poetas", "escritores" e "historiadores" paniaguados del régimen franquista es extensísima, pues tantos años dieron para que muchos se subieran al carro de los vencedores para glosar sus hazañas reales o supuestas. Algunos resultan verdaderamente vomitivos.
Un abrazo

Como siempre, Severino, pones el dedo en la llaga. Cuesta mucho desmontar tantos mitos como fabricó el franquismo, sobre todo pensando en todo el tiempo que tuvo para ello y todos los medios que utilizó. Pero se hace muy poco por ponerlo en su justo lugar en los textos de historia que estudian nuestros jóvenes, los cuales lo ven como algo muy light cuando la verdad es que conformó las mentes de sus padres y abuelos durante cuarenta años.
Saludos

No me atrevería a tanto, Selma. Respeto mucho el trabajo de los verdaderos historiadores para meterme en su terreno. Simplemente quiero divulgar para que quien sepa no olvide y quien no sepa aprenda y se cuestione.
Aún así, y como siempre, gracias por tus elogios.
Besos

Buda, ya ves cómo la minipularon una y otra vez hasta fabricarla a la medida de sus necesidades. Llegan a llmar traidores a quienes defendieron la legalidad de la República en contra de ellos, los verdaderos traidores que se levantaron para derribarla.
Un beso

Alba, es verdad que los comentarios que dejamos en los blogs son la energía que nos mueve a seguir. Así que puedes seguir contando con mi modesta presencia en el tuyo porque tu labor es muy importante y debes seguir adelante.
Un abrazo

Verdial, la verdad es que desconocía el tema de la copla. Te agradezco los comentarios que haces porque ayudan a completar el cuadro que desde este blog pretendo pintar: el gran paso hacia atrás que significó la guerra civil a la que nos empujaron los fascistas y la posterior y larguísima dictadura en nuestro país.
Un abrazo

Seguro, Antonio,que la utilidad propagandística estuvo en la mente de Franco. Pero le salió bien de chiripa, porque si hubiera tardado unos pocos días más se hubiera encontrado el Alcázar en manos republicanas habiendo dado a los defensores de Madrid un tiempo precioso para organizarse. Pero así son las cosas.
Salud y República

RGAlmazán dijo...

Querido Daniel, esta historia es una de las que te enseñan de pequeño, tal cual tú dices, con toda la intención y daño que se puede hacer al mentir, exagerar y obviar parte de este episodio. Fueron unas cuantas las historietas que nos hicieron aprender para gloria y apología del franquismo.
Creo sinceramente que, a pesar de todo, somos una generación fuerte, porque llegar hasta aquí sin ser un franquista empedernido o un loco encerrado con la educación que hemos recibido, tiene mérito.
Y sí esta historia te la contaban junto a la de Guzmán el Bueno. Moscardó era su álter ego.
Gracias por destapar la verdad.

Salud y República

daalla dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Rafael. Creo que, a pesar de tantas mentiras y verdades a medias, no hemos salidos demasiado mal parados de aquel verdadero lavado de cerebro.
Salud y República

Marcela dijo...

Dicen que la historia la escriben los que ganan, pero entre tanta sombra, a la larga, la realidad aparece.
Un beso.

daalla dijo...

Espero que sí, Marcela, pues cada vez son más los focos de luz que van disipando las tinieblas de la mentira.
Besos

Ciberculturalia dijo...

Querido Daniel, no podía perderme tu entrada semanal y aunque un poco tarde he venido a leerla. Como han ido tejiendo la historia de nuestro país a base de patrañas y mentiras es realemnte infame. Lo peor de todo es que aún hay una parte grande de la población que no quiere saber, no tiene interés en averiguar la verdad, en conocer cómo realmente fue la historia.
Gracias a personas como tu vamos desentrañando y desmontando esta gran mentira franquista.
Un beso

daalla dijo...

Carmen, se va haciendo mucho por deconstruir el tejido mítico franquista, que tuvo muchos años para extenderse como una mancha de aceite. Ahora el problema es la falta de interés por conocer la verdad. Seguimos peleando contra gigantes, pero hay que estar ahí.
Besos

Anónimo dijo...

Impresionante documento.... y de un sesgo sin par. Lealtad a la Reública? Qué República? la de los anarquistas? la de los socialistas? la de los comunistas? Hay documentos del propio Presidente Azaña en los que se queja amargamente de los juicios sumarísimos ocurridos en el bando republicano y denuncia las sacas que se producían diariamente. Solo en el mes de noviembre de 1936 fueron fusilados en Madrid (zona republicana) 6.700 personas. Fusiladas por qué? por no ser partidarias del régimen? por tener ideas contrarias? por ser católicos? o empresarios? o intelectuales? o religiosos? por qué?. Una República gobernada por un sin fin de autoridades locales que hacían la guerra por su cuenta y se tomaban la justicia por su mano con el Gobierno mirando hacia otro lado. Fue una Guerra horrible y no me siento identificado por ninguno de los dos bandos, pero ahora la revisión histórica que hace usted quiere hacer creer que los republicanos eran mártires... lo que hay que oir. Ni un bando ni otro se merecen nada, pero esta revisión que hace usted solo alimenta el odio. Saludos.

Anónimo dijo...

Destaco al embajador de Francia en España, Erik Labonne, protestante practicante y favorable a la causa republicana, quien el 16 de febrero de 1938 envió un extenso informe a su ministro de Asuntos Exteriores donde se atestigua el descrédito sufrido por el bando republicano como resultado de la violencia religiosa:

"¡Qué espectáculo!... desde hace cerca de dos años y después de afrentosas masacres en masa de miembros del clero, las iglesias siguen devastadas, vacías, abiertas a todos los vientos. Ningún cuidado, ningún culto. Nadie se atreve a aproximarse a ellas. En medio de calles bulliciosas o de parajes desiertos, los edificios religiosos parecen lugares pestíferos. Temor, desprecio o indiferencia, las miradas se desvían. Las casas de Cristo y sus heridas permanecen como símbolos permanentes de la venganza y del odio. En las calles, ningún hábito religioso, ningún servidor de la Iglesia, ni secular ni regular. Todos los conventos han sufrido la misma suerte. Monjes, hermanas, frailes, todos han desaparecido. Muchos murieron de muerte violenta. Muchos pudieron pasar a Francia gracias a los meritorios esfuerzos de nuestros cónsules, puerto de gracia y aspiración de refugio para tantos españoles desde los primeros días de la tormenta. Por decreto de los hombres, la religión ha dejado de existir. Toda vida religiosa se ha extinguido bajo la capa de la opresión del silencio. A todo lo largo de las declaraciones gubernamentales, ni una palabra; en la prensa, ni una línea. Sin embargo, la España republicana se dice democrática. Sus aspiraciones, sus preocupaciones políticas esenciales, la empujan hacia las naciones democráticas de Occidente. Su Gobierno desea sinceramente, así lo proclama, ganar la audiencia del mundo, hacer evolucionar a España según sus principios y siguiendo sus vías. Como ellas, se declara partidario de la libertad de pensamiento, de la libertad de conciencia, de la libertad de expresión. Hace mucho tiempo ha aceptado el ejercicio del culto protestante y del culto israelita. Pero permanece mudo hacia el catolicismo y no lo tolera en absoluto. Para él el catolicismo no merece ni la libre conciencia, ni el libre ejercicio del culto. El contraste es tan flagrante que despierta dudas sobre su sinceridad, que arrastra el descrédito sobre todas sus restantes declaraciones y hasta sobre sus verdaderos sentimientos. Sus enemigos parecen tener derecho a acusarle de duplicidad o de impotencia. Como su interés, como infinitas ventajas le llevarían con toda evidencia a volverse hacia la Iglesia, se le acusa sobre todo de impotencia. A pesar de sus denegaciones, a pesar de todas las pruebas aducidas de su independencia y de su autonomía, se le cree ligado a las fuerzas extremistas, a los ateísmos militantes, a las ideologías extranjeras. Si fuera verdaderamente libre, se dice, si su inspiración e influencias procedieran efectivamente de Inglaterra o de Francia, ¿cómo ese Gobierno no ha atemperado el rigor de sus exclusivismos, olvidando su venganza, y reniega de su ideología?" Esta es la República democrática a la que se refiere el articulista de esta página web? Gracias.

daalla dijo...

Anónimo, no suelo contestar a autores de comentarios que no se identifican. En su caso haré una excepción ya que, aunque la mayoría de ellos destilan odio, desprecio e insultos (por lo cual no son publicados, obviamente), los suyos al menos están escritos en un tono correcto, por muy lejanos que parecen sus intereses ideológicos de los míos.

No entraré a comentar nada de la violencia anticlerical de ciertos sectores republicanos ni de los asesinatos de religiosos, que los hubo, como muchos autores actuales de reconocida solvencia reconocen. Eso es mucho más de lo que ha hecho durante tantísimos años la extensa nómina de “historiadores” al servicio del régimen franquista y todos los revisionistas actuales que quieren hacernos comulgar con ruedas de molino.

Este blog es de clara tendencia republicana, como puede ver. Por tanto, no me voy a poner a defender para nada al bando de los vencedores de la guerra. Ya tuvieron muchos años para contarnos su versión de la historia. Ahora es el momento de que los nietos de quienes la perdieron contemos la suya.

Siento mucho que piense que hacerlo así alimente el odio. Es curioso que después de 40 años de dictadura en la que nadie podía decir ni pío so pena de ser encarcelado o “paseado” y de otros 30 de una transición en la que también había que callarse no fuera que volviera a escucharse el ruido de sables en los cuarteles, no tengamos derecho aún a reivindicar alto y claro a los nuestros, asesinados en las cunetas y enterrados en fosas comunes.

¿Y eso, por qué? Por querer conseguir unos avances sociales que los de siempre, los oligarcas y sus cómplices, el ejército y los paramilitares, bendecidos por la iglesia no estaban dispuestos a conceder.

Los que más razones tendrían para odiar, evidentemente los vencidos, hace mucho que dejaron ese sentimiento atrás. Tan sólo quieren saber dónde están los suyos, enterrarlos dignamente y que se reconozca lo que hicieron por este país. Y gritar a los cuatro vientos que aquí hubo un genocidio de miles de personas asesinadas sin juicio, torturadas, encarceladas, exiliadas y expoliadas. Y carentes de cualquier derecho todas a aquellas personas sospechosas de haber pertenecido al bando “rojo”.

Evidentemente eso no gusta a los autores de todas a aquellas atrocidades, la mayoría de los cuales vivió una existencia muy plácida sobre los cadáveres y el sufrimiento de miles de personas. Ni tampoco a sus familiares, que no tienen forma alguna de justificar que muchos de sus abuelos fueron asesinos de masas.

Pero eso es lo que fueron, así que desde la modesta contribución de este blog, sólo intento conseguir aquello que decía Jesús de Nazaret: “La verdad os hará libres” (Jn. 8, 32), sabiendo de antemano que no hay verdades absolutas, pero sintiéndome con todo el derecho y plenemente legitimado para contar la mía.

Anónimo dijo...

Estimado amigo, si no me identifiqúé antes no era por quedar en el anonimato, ni mucho menos sino por la pereza de no registrarme, con mucho gusto me identifico, me llamo Miguel, tengo 45 años, soy y resido en madrid, de madre cordobesa y padre pacense, economista y aficionado a la Historia, a toda, no solo a la quw correpnde a España. Dicho esto, no discuto ni un ápice el derecho de quien sea a reclamar la inocencia de quien murió asesinado. No pongo eso en duda, faltaría más. He sido el autor de esos dos comentarios anónimos y en ambos citaba a personas no afectas a Franco. Pero hay muchos más que si ser correligionarios con los sublevados fueron muy críticos con la República: los escritores Salvador de Madariaga o Unamuno los hispanistas Stanley Payne o Hugh Thomas y un largo etc. Repito, no se pueden justificar las matanzas de ninguno de los dos bandos, de ninguno. Los unos mataban en nombre de Cristo y los otros en nombre del pueblo. Qué Cristo? Qué Pueblo? Y por supuesto que pongo en duda la legitimidad de la República, cuando no supieron cortar de raiz los asesinatos en masa que se producían en los territorios controlados por ella y de los que el propio Presidente Azaña se hacía eco. El poder en manos del pueblo, qué horror. Turbas enfervorizadas matando en nombre de la legalidad? Qué disparate. Y como bien dice usted, 34 años de transición, ejemplo para el mundo entero de cambio político en un país sin derramamiento de sangre tan solo interrumpido por unas horas por un fallido golpe de Estado. Pero de eso a miedo por ruido de sables?... Acaso no cree usted que el Ejército está perfectamente integrado en nuestra Sociedad? Le repito, no dudo ni critico el derecho a restituir el honor de los asesinados o torturados, pero si critico el pensar que mientras en un bando es justo hacerlo, en el otro fue todo mentira. Y como ya dije antes, la República dejó de ser legal cuando carecía de los más elementales principios democráticos permitiendo asesinatos en masa. Y para mi son tan asesinos unos como otros y ninguno de ellos merecen perdón alguno. pero más asesinos si cabe me parecen los que bajo la bandera de la legalidad y la democracia se dedicaron a matar indiscriminadamente, porque si no podemos fiarnos siquiera de la autoridad supuestamente democrática, entonces en quien nos fiamos? Muchas gracias y Saludos.

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Cada vez que entro en tú blog me pongo triste y más después de haber visto ayer la película del verano del 36.
Son tantas las historias que he escuchado de los mayores de mi pueblo que algunas veces sueño que estoy en los hechos ocurrido en esta triste etapa de nuestro país.
Pienso que esto se debe cerrar cuando se entierre dignamente a todos y se reconozca su memoria y a partir de ese momento respeto y perdón y aprender para que jamás ocurra.
Un fuerte abrazo

daalla dijo...

José antonio,la verdad es que es para estar triste cuando piensa uno en lo que tuvieron que pasar, en la terrible represión que desataron contra ellos aquellos salvadores de la patria. Ojala podamos ver pronto ese momento en el que podamos devolverles la dignidad que nunca perdieron y que se reconozca su memoria, como bien dices.
Un abrazo

nexus. dijo...

Como siempre una grandísima entrada, muy documentada, muy bien trabada, redactada de manera que te enganche hasta el final, te felicito.
Algunos de los detalles ya los conocía, como anecdota te diré que hace unos diez años, en una visita a la maravillosa ciudad de Toledo, cedí a la pretensión de mis compañeros de viaje de visitar el Alcazar, y mantuve una gran discusión con un vejete fascioso recalcitrante que me dijo que, si tuviera 30 años menos y fueran los tiempos de Franco, no dudaría en pegarme un tiro por rojo y descastado, en fin, un nostalgico de uno de los periodos mas oscuros de nuestra historia.
Me reitero, me ha gustado mucho tu articulo (como siempre).
Salud y República!!
Nexus.

daalla dijo...

Gracias por tus elogios, Nexus. Los lectores de este blog se merecen que me esmere en preparar las entradas. Unas salen más redondas que otras, como es natural, pero ten por seguro que en todas intento poner el máximo cariño, rigor y respeto por vosotros.
Salud y República

Isabel Romana dijo...

La verdad es que hay muchos episodios y personajes de la historia de España que han quedado "afectados" por el uso propagandístico que hizo de ellos el franquismo. Los reyes católicos, por ejemplo... El yugo y las flechas para nosotros vienen inevitablemente unidos al franquismo y, por tanto, cuando los vemos asociados a los Reyes Católicos nos produce una reacción de rechazo. En cualquier caso,es muy antigua la tendencia a apoderarse de símbolos que en el pasado tuvieron prestigio para conseguir prestigiarse en el presente.
Una entrada excelente, querido amigo.

daalla dijo...

Tienes razón en lo que dices del yugo y las flechas, y otros símbolos que fueron antes de prestigio Isabel. Unos y otros se han apropiado alguna vez del que les ha convenido. A veces incluso da reparo utilizar el mismo nombre de España o el adjetivo "nacional" sin ir más lejos.
Un beso, amiga

Caminante dijo...

Un poco atrasada voy yo con la lectura de tus textos. Te copio este y el siguiente.
En cuanto al Alcázar... viví 4 años en Toledo: de los 20 a los 24. Me defino, entre otras muchas cosas, como enamorada de Toledo. Pues bien, en el tiempo que estuve, y así seguiré, no tuve la menor curiosidad por entrar en el Alcázar. Lo mismo me pasa con La Cruz de los Caídos y algunas cosas más... me da Fobia, es verdad, una Fobia visceral y que no pretendo corregir en manera alguna.
Besos, muchos besos... supongo que te llegan por lo de la regulación de los comentarios que tienes: PAQUITA

daalla dijo...

Me pasa lo mismo que a ti, Paquita. En Toledo sólo he estado una vez pero en Madrid, muchas. Y nunca me ha dado, ni creo que me dé, por visitar esos monumentos franquistas.
Tranquila, que llegan los besos. Espero que los míos también.

verdial dijo...

Respecto al mi comentario sobre la Copla que me dices no conocer, te lo aclaro. La Copla siempre fue un modo de expresión popular un canto a la libertad y a los amores prohibidos e imposibles. La copla era del pueblo. El régimen franquista comenzó una persecución contra la copla, que fue utilizada por el régimen como forma de entretener a la población. Todo ésto fue censurado por el régimen franquista, que se lanzó en una injusta persecusión sobre cantantes y compositores de la misma,incluso algunos tuvieron que exiliarse, como Miguel de Molina.
Con esto intentaban erradicar todo el triunfo que la Copla tuvo durante la República.
Cuando ya estaba casi decaída, Franco la reavivó "a su manera", utilizando la fuerza que ésta tenía en el pueblo, para entretener a la población y que obviara la tragedia que se vivía.
Por supuesto que todas las coplas antes de lanzarse estaban censuradas. De hecho la mayoría que se cantaron entonces estaban practicamente rehechas sobre su composición original como es el caso de "Ojos Verdes".
De la misma manera, solamente obtenían trabajo cantantes y compositores afines al régimen, y ocurría lo inevitable: había hambre y había que comer, así que muchos optaron por someterse. Son las floclóricas acusadas hoy de franquistas, a las que Franco invitaba a actos privados, como Estrellita Castro. A aquél o aquella se se negara, inmediatamente les eran cerradas todas las puertas en todos los sentidos.
La copla se hizo franquista y fue decayendo a la par que lo hacía el dictador, pues las nuevas generaciones la consideraban como simbolo del franquismo.
En los primeros años de la dictadura la copla se erradicó casi por completo.
Luego, mirando las cosas desde otro prisma,(Carlos Cano fue uno de ellos), se descubrieron voces y compositores que hoy se consideran poetas consagrados, como Rafael de León, amigo íntimo de Lorca, y la Copla fue saliendo poco a poco a flote, para ser lo que siempre había sido: el sentir y el denunciar del pueblo.

Creo que me he excedido en el texto, pero es un tema que me atañe algo directamente, y me ha parecido oportuno transmitírtelo.

Un abrazo

daalla dijo...

Muy interesante tu comentario, Verdial. La verdad es que yo había considerado siempre la copla un poco casposa, más bien retrógrada y proclive al franquismo. Visto desde la óptica que apuntas, todo adquiere un nuevo sentido. Nadie estamos exentos de prejuicios, así que en este caso me alegro de que nos ayudes a irlos eliminando.
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...