.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: El general Pitiminí http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

El general Pitiminí

Franco representado como un rey de bastos de la baraja y al mismo tiempo, gracias al detalle del trabuco, como un salteador y y un bandido. El rostro del general muestra lánguidos rasgos afeminados, resaltados por la presencia de la mariposa. Cartel de Antonio Cañavate, 1937. S.B.H.A.C.


Es conocida la existencia de un conjunto de poemas dedicados a satirizar y vituperar al jefe de la rebelión militar contra la Segunda Republica. Pablo Neruda dedicó a Franco el titulado "El General Franco en los infiernos", en el que le asigna las calificaciones más denigrantes y despectivas y Antonio Machado también le dedicó el soneto “A otro conde don Julián". Otros muchos poetas también retrataron en sus versos a tan nefasto personaje.


Mi admirado Miguel Hernández también encontró inspiración en la figura del dictador. En una recopilación de sus obras publicada en 1992, se encontró una composición de 64 versos, cuyo inicio ya aludía a las características físicas del jefe de la sublevación militar, incidiendo tanto en su menguada estatura como en su ausencia de capacidad sexual.


Era leyenda difundidísima que Franco, el cual había perdido un testículo como consecuencia de las heridas recibidas en una batalla de la guerra de África, era monórquido. Incluso se ha sostenido en una biografía de su hermano Ramón, que Carmen Franco era hija de éste, ya que la impotencia del funesto general imposibilitaba su paternidad.


Una vez que se constató que el poema estaba dedicado al dictador, quedaba por dilucidar su título. Tras consultar una extensa documentación, se le adjudicó el de “El general Pitiminí”.


El término “pitiminí”, es el resultado de unir “petit” (pequeño) y “mini” (mínimo), es decir que designa a algo doblemente pequeño o reducido, por lo que al presentarlo tras El general, transformándolo en una especie de adjetivo, evidencia la contradicción entre aquél que es simultáneamente el general, el que ostenta el máximo poder en un ejercito, pero también el más pequeño, mínimo e insignificante.


Sirva en cualquier caso este poema para que nos arranque una sonrisa. Y como despedida antes de iniciar las vacaciones de verano.


Que todos disfrutéis del merecido descanso. Nos vemos de nuevo, si lo deseáis, en Septiembre.
Un abrazo.

¡Salud y República
!


El general Pitiminí

Tu famosa, tu mínima impotencia

desparramar intento

sin detener el paso ni un instante.

Para lo tal, me apeo en mi paciencia,

pulso un acordeón llorón de viento

y socarrón de voz, y ya es bastante.


Tu cornicabreada decrepitud purgente

exige estos reparos de escritura,

y con ellos ayudo a someterse,

no al manicomio, al tonticomio oscuro

que tu idiotez, sin mezcla de locura,

pide hasta que la muerte

venga a sacar tu vida de este apuro.


Llevas el corazón con cuello duro,

residuo de una momia milenaria,

concurso de idiotas,

que necesitas la alabanza diaria,

y descosido en la alabanza explotas.


Cocodrilito pequeñito, ñito,

lagartija de astucia,

mezquina, subterránea, con el rabo marchito,

y la mirada alcantarilla sucia.


Tarántula diabética y escuálida,

forúnculo político y gramático,

repúblico de triste mierda inválida,

oráculo, sarcófago enigmático.


Demócrata de dientes para fuera,

altares solicita tu zapato.

No hagas más reflexiones de topo y madriguera

en tu conejeril rincón de mentecato.


Humo soberbio, sapo que te hinches

cuando oyes un piropo:

disuélvete en berrinches,

resuélvete, desaparece, topo.


España no precisa

tu vaciedad de calabaza neta,

tu mezquindad que duele y que da risa,

tu vejez inconcreta,

venenosa, indecisa.


No te toca la sangre de los trabajadores,

sus muertes no salpican tu chaleco,

no te duelen sus ansias ni su lucha:

tu tiniebla trafica con sus puros fulgores,

su clamor no halla en ti ni voz ni eco,

tu vanidad su mismo ruido escucha

como un sótano seco.


Hay ojos que derraman raíces amorosas,

sobre tus ojos tienes

uñas que a hacerse dueñas de las cosas

avanzan por tus sienes.


Necesitan incienso e incensario

tu secundaria vida,

tu corazón de espino secundario,

tu soberbia de zarza consumida.


Sobre tu pedestal o tu peana,

monumento de oficio,

cuando tu salvación está cercana

quieres llevar un pueblo al precipicio.


Te rebuznó en el parto tu madre, y más valiera

a España que jamás te rebuznara

con esa cara de escobilla fiera,

de vieja zorra avara.


No llevarás mi pueblo a la derrota,

dictador fracasado, rey confuso,

y caerás por la punta de una bota

sobre tus flacos días puesta en uso.


28 de febrero de 1937, en Valencia.



Fuentes documentales


Bibliografía


Alonso, M. Antonio Machado, poeta en el exilio. Anthropos, Barcelona, 1985.
Parra, M. Miguel Hernández, una nueva visión. Nostrum, Madrid, 2010.
Sánchez Vidal, A. y Rovira, J.C. Miguel Hernández. Obra completa. Espasa Calpe, Madrid, 1992.
Zavala, J.M. Franco, el republicano. La vida secreta del hermano maldito del Caudillo. Áltera, Barcelona, 2009.

Webgrafía

- Un poema de Miguel Hernández, cuyo titulo debió ser: El general PitiminÍ, para vituperar y satirizar a Francisco Franco. S.B.H.A.C.

9 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

pues sí...aunque su pequeñez la demostró en sus miras por el respeto a cualquier vida que se saliera de su limitada concepción

Felices vacaciones, amigo

nos vemos

Antonio Rodriguez dijo...

No sale bien parado el general Pitmini en el poema. Yo creo que lo que tenía mas disminuido era el cerebro, como mucho similar al de un nehandental.
Salud, República y Socialismo

Jesús Herrera Peña dijo...

Hasta tu vuelta de vacaciones, Daniel.
Descansa bien para que retomes el curso que viene con fuerzas para seguir entregándonos cada 15 días tus importantes averiguaciones y hallazgos que tanta cultura nos aportan.

Saludos,

buda dijo...

Pequeñito pero matón,menudo personaje, no conocia estos poemas y que además le van ni que pintados,me ha gustado mucho la entrada de hoy.

Un besico enorme y felices vacaiones,que descanses.

RGAlmazán dijo...

No conocía el poema. Estupendo, le describe con maestría y le caricaturiza como merece.

Buenas vacaciones

Salud y República

verdial dijo...

La verdad es que en mí si has arrancado la sonrisa y la satisfacción. La sonrisa por lo que tiene de cómico la situación, y la satisfacción de saber que los más grandes dejaron plasmada una caricatura grotesca del personaje.

felices vacaciones.

Un abrazo

Daalla dijo...

Estimados amigos, sabía que os gustaría el poema.
Buen verano.
Un abrazo

Martine dijo...

¡Hasta muy pronto Daniel!
Descansa y disfruta:los cursos cada vez son más árduos y cuesta arriba..

Un beso.

Daalla dijo...

Sí, Selma. Y éste en concreto lo ha sido en demasía.
Besos y buen verano

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...