.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Los esbirros de Franco (y 2). La caza del niño rojo. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Los esbirros de Franco (y 2). La caza del niño rojo.


Cartel del Auxilio Social. Tiempo
 23 de agosto de 1938. El comandante y psiquiatra Antonio Vallejo Nágera recibe un telegrama firmado por el mismísimo Franco. Desde ese día, tiene luz verde para llevar a cabo sus experimentos psiquiátricos con los miles de prisioneros que empiezan a llenar campos de concentración y cárceles españolas. Con la creación del Gabinete de Investigaciones Psicológicas, Vallejo tendrá una ocasión única para confirmar su tesis: el marxismo es una enfermedad. Y el régimen, a su vez, dispondrá de una excusa científica para aplastar sin misericordia a los vencidos.

Siguiendo las doctrinas de la eugenesia y convencido de que la tara del socialismo se transmite a quienes rodean al afectado, el estrambótico médico promueve el tratamiento con electrochoques a esos rojos de una especie humana inferior, su aislamiento en granjas y quitarles a sus hijos para evitar el contagio. Esto último da lugar a  una expresión macabra, pero que hace rápidamente  fortuna: hay que separar el grano de la paja. (1)
El coronel Vallejo Nágera, jefe de los servicios psiquiátricos militares de Franco. El Mundo
Los golpistas de 1936 no sólo pretendían exterminar a sus rivales, como demuestran las más de 150.000 personas enterradas en las fosas comunes que el Tribunal Supremo le impide abrir a Garzón, sino también erradicar su ideología. Para conseguirlo, pensaron en quitarles a los republicanos sus hijos para poder sembrar en ellos la doctrina nacionalsindicalista y el odio a las ideas de sus familiares.

Las cárceles estaban  llenas de miles de mujeres, solas, embarazadas o con niños pequeños. Éstos serán sus primeros objetivos,  material a moldear para la construcción de la “nueva España”. No les faltaron para ello los numerosos esbirros del entramado del régimen.

Una de las más famosas fue María Topete Fernández, la directora de la Prisión de Madres Lactantes de Madrid. Su objetivo allí era reducir al máximo el contacto entre madres e hijos. Tenía a los niños todo el día en el patio, tanto si hacía frío como si hacía calor, y a las madres no las dejaba coger a los niños aunque tuvieran hambre, estuvieran sucios o lloraran. Muchos niños enfermaban y morían porque La Topete -como la llamaban las presas-  impedía que los atendiera el médico.

En dicha prisión, situada junto al río Manzanares, se llevaban a los recién nacidos horas antes de fusilar a sus madres.

Visita de autoridades a la Prisión de Madres Lactantes de Madrid en 1943. A la izquierda, María Topete Fernández, la directora. Imagina65
Gumersindo de Estella, un fraile capuchino destinado a la prisión de Torrero, en Zaragoza, se encargaba de dar asistencia espiritual a los presos condenados a muerte. Sus memorias, en las que recoge cómo a muchas mujeres condenadas a muerte les intentaban arrancar a sus criaturas a la fuerza del pecho y de los brazos mientras ellas se defendían a brazo partido, resultan escalofriantes. Unas monjas se llevaban a los bebés a la Casa de Maternidad donde les cambiaban los apellidos y eran adoptados por familias católicas y adictas al régimen. (2)

Pero éste no se conformó con reeducar a los hijos de los presos y de los fusilados. Tenían que asegurarse de que la “plaga roja” nunca más mancharía la nueva España. Y aprovechando la impunidad que tenían sobre los vencidos, se dieron casos de robos y secuestros de niños, sobre todo en la España rural. También aquí lo tuvieron fácil, pues la combinación de miedo, antiguos odios y delaciones hacían la vida imposible a personas que tenían alguien señalado como rojo.

La guerra había dejado huérfanos o desprotegidos a miles de niños que se convirtieron en vagabundos forzados. Miembros de la policía o de Falange hacían redadas de manera periódica para recogerlos y llevarlos a orfanatos. Cuando los hospicios del Auxilio Social, la organización caritativa fundada por Mercedes Sanz Bachiller, viuda del líder falangista Onésimo Redondo, se llenaron de huérfanos o hijos de presos, los ladrones de niños tuvieron lugares de sobra donde escoger su botín.

 Niños realizando el saludo fascista en el comedor de un hospìcio del Auxilio Social. Pan a cambio de adoctrinamiento. Diagonal

Gestionados la mayor parte de las veces por monjas o curas, la vida de los niños en estos «hogares» estaba marcada por el aislamiento, el hambre, la frialdad con la que eran tratados y las humillaciones cotidianas. Abundan los testimonios en los que recuerdan que les decían que eran escoria, hijos de horribles rojos, asesinos, ateos, criminales, que no merecían nada y que estaban ahí por pura caridad pública. Los niños, como es natural, no entendían bien de qué eran culpables. Sin embargo, en sus relatos aún hay espacio para el compañerismo y para el recuerdo del afecto que en el pasado habían recibido y que ahora les era negado.

Pero el régimen de Franco no se conformó solo con los hijos de los “rojos” en territorio español. Durante la guerra civil, muchos padres tuvieron que tomar la difícil decisión de confiar sus hijos a la República para que los evacuara al extranjero. Confiaban en que sus hijos, terminada la guerra, podrían regresar a una España liberada del fascismo. Pero la guerra la ganó Franco y decidió que todos estos niños tenían que regresar a España, con o sin la autorización de sus padres.

El régimen convirtió la repatriación de los menores en una gran operación propagandística. “Franco devuelve a las madres de España la alegría y el cariño de los que un día, por orden del Gobierno marxista, fueron arrancados de su patria y entregados a la tutela de las más antiespañolas instituciones internacionales”, decía el narrador de una película propagandística de la época. En muchos casos, sin embargo, el menor no era entregado a sus familias e iba a parar directamente a un asilo.

A muchos los fue a raptar al extranjero el Servicio Exterior de la Falange, a menudo, a los campos de concentración donde habían ido a parar los exiliados. Según datos recopilados por el historiador Ricard Vinyes, de 32.037 niños enviados por sus padres al exterior fueron repatriados 20.266.
Documento de la Falange relativo a la repatriación de niños. Fondos UGT. Estación soviética
Para que el asunto se revistiese de legitimidad, al poco de acabar la guerra Franco dictó dos leyes, según las cuales la patria potestad de todos los niños que entraban en el Auxilio Social pasaba a manos del Estado, que de esa manera podía cambiarles el nombre y entregarlos a quien quisiese.

Las ayudas oficiales para el esclarecimiento de esa trama macabra han sido nulas, como suele ocurrir con lo relacionado con la memoria histórica, y, de hecho, una de las cosas que proponía investigar el magistrado Baltasar Garzón en su intento de enjuiciar el franquismo era la odisea de los niños arrebatados a sus familias por los vencedores, pero la Audiencia Nacional lo paró.

Durante años los familiares se han topado con un muro de silencio cómplice. Un silencio que se pactó en la transición y que ha cubierto con un espeso velo nuestro pasado más reciente. El régimen de Franco aplicó sobre los hijos de los vencidos su mano más dura y cruel. Muchos niños murieron de inanición, otros fueron convertidos en enemigos de sus propios padres y algunos desaparecieron

Han tenido que pasar cuarenta años de dictadura y muchos de democracia para que estos terribles crímenes empiecen a salir a la luz.




NOTAS
(1) Ver en este mismo blog "A la caza del gen marxista"


Fuentes documentales

Bibliografía y documentos pdf


ALTED, A. El “instante congelado” del exilio de los niños de la Guerra Civil Española. ARMENGOU, M. y BELIS, R. Los niños perdidos del franquismo. Ed. De Bolsillo, Barcelona,2003.
CENARRO, A.  Los niños del Auxilio Social. Espasa. Madrid, 2009
PONS, E. Las guerras de los niños republicanos (1936-1995). Compañía literaria. Madrid, 1997.
RODRÍGUEZ, M.A. El caso de los niños perdidos del franquismo: Crimen contra la humanidad. Ed Tirant lo Blanc, Valencia, 2008.
VINYES, R. Irredentes. Las presas políticas y sus hijos en las cárceles franquistas. Temas de Hoy, Ediciones Planeta, Barcelona, 2010.

Revistas digitales

- Los niños perdidos del franquismo. Montse Armengou y Ricard Belis. Revista Pueblos, 08-08-2004.

Prensa digital

- ¿Será usted un niño robado por el fanquismo? B. Prado. El País, 16-01-2009.

Webgrafía

- Auxilio Social. Los niños del Hogar Juan de Ávila.
- Miles de secuestrados permanentes por el franquismo. AFECO.


Material audiovisual

- Miles de niños secuestrados por la dictadura de Franco en España. YouTube
- El exilio y los niños perdidos del franquismo. Programa radiofónico La Ventana. YouTube





5 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Uno de los aspectos más oscuros y de mayor vergüenza de la transición, pacífica y conciliadora en teoría.

Usurparon la niñez para convertir a lo más sagrado en un elemento más de la humillación a los vencidos.

Una pena

buda dijo...

Que escalofriante, se pone la piel de gallina solo de pensarlo y pienso en esas madres,cuanto tuvieron que sufrir.

Una vez más gracias por sacar a la luz estos tremendos episodios de nuestro pasado reciente.

Un besico

Daalla dijo...

Así fue, Noel. Nunca se sará cuántos fueron ni los nombres de la mayoría. La venganza perfecta.
Un abrazo

Buda, bien cerca lo tuvimos y siguió ocurriendo hasta hace relativamente poco.
Besicos

severino el sordo dijo...

Casualmente estoy releyendo el comic Paracuellos de Carlos Gimenez retrata creo que certeramente esos centros del auxilio social y en manos de que hijoputas estaban,gentes como el matarife Vallejo son los idolos de las auntenticas gentes de orden,nos vemos.

Daalla dijo...

Estoy de acuerdo, Severino. Un comic estupendo.
Nos vemos.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...