.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Los esbirros de Franco (1). Urraca, el cazador de rojos. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Los esbirros de Franco (1). Urraca, el cazador de rojos.

Lluis Companys, presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1934, durante la Guerra Civil Española y en el exilio francés hasta su fusilamiento por las autoridades franquistas.Avuí
13 de agosto de 1940. Un grupo de policías alemanes y españoles irrumpen en la casa donde vive exiliado Lluís Companys. Tras revolver de manera frenética la casa en busca de un inexistente dinero del gobierno catalán, los policías trasladan al presidente de la Generalitat a una villa que los alemanes han habilitado como cuartel general. Seis días después ya está en París, incomunicado dentro de una celda de la prisión de La Santé. Allí sufre su primer interrogatorio, a cargo de un funcionario franquista que responde al nombre de Pedro Urraca Rendueles.

Urraca, siguiendo las órdenes directas del ministro de Asuntos Exteriores franquista, Ramon Serrano Suñer, y acompañado por un oficial alemán traslada al presidente de la Generalitat desde la capital francesa hasta la frontera de Irún, donde queda en manos franquistas.

Encerrado en los calabozos de la siniestra Dirección General de Seguridad, en Madrid, Lluís Companys es vejado, exhibido cómo si fuera un animal y torturado por los franquistas. Y desde allí, ya en unas condiciones lamentables, enviado hacia Barcelona, donde una farsa de consejo de guerra  lo condena a muerte "como responsable en concepto de autor por la adhesión al ya expresado delito de rebelión militar". El presidente Companys es fusilado en la madrugada del 15 de octubre de 1940.

La Vanguardia

Fue el único presidente europeo elegido democráticamente fusilado por el fascismo. Franco quiso dar un escarmiento a la Catalunya derrotada, a los supervivientes de la República. No habría piedad ni para el máximo representante del país.

El paso del tiempo ha descubierto que Pedro Urraca Rendueles, el autor de la detención de Companys,  no fue un simple agente de policía, sino el jefe policial de la operación de represión organizada por la dictadura de Franco para eliminar a las principales autoridades de la República Española en el exilio.

Dirigió una red de agentes secretos distribuidos por Francia dedicada al espionaje y la detención de dirigentes republicanos para conducirlos a la frontera española. La lista de perseguidos es muy extensa: Julián Zugazagoitia (ministro de la Gobernación con Negrín, detenido en París, entregado y fusilado en Madrid), Manuel Portela Valladares (ex presidente del Consejo de Ministros), Josep Tarradellas, Juan Morata (subsecretario de Gobernación) o Mariano Ansó (ministro de Justicia) y otros muchos. También vigiló de cerca las actividades del presidente Manuel Azaña al que no pudo, sin embargo, detener.


Urraca, en 1940. Ya parece un agente de la Gestapo.Nació digital
La  identidad de Urraca tardó muchos años en ser conocida por los historiadores que empezaron a investigar en las alcantarillas del franquismo. Nadie le molestó nunca, nadie pudo interrogarle por su actuación en Francia tras la Guerra Civil. Ni siquiera en el archivo del Ministerio del Interior consta la fecha de su presunto fallecimiento (de seguir vivo tendría 104 años), un dato que no es anecdótico: la ley impide acceder a su historial hasta pasados 25 años de su muerte.

Los datos más elocuentes sobre sus actividades están en los archivos franceses, entre ellos su condena a muerte en 1948 por el Gobierno democrático acusado de colaboración con los nazis y persecución de exiliados españoles.


Pedro Urraca fue el personaje central de una red de policías que el régimen de Franco distribuyó por Francia, en ciudades como Marsella, Perpiñán y Toulouse,  tras la guerra para conseguir la extradición forzosa de muchos republicanos españoles refugiados en Francia, que luego fueron fusilados o condenados a graves penas por el gobierno franquista.. No fue una actividad secreta, sino una operación de represión en territorio extranjero en colaboración con la Gestapo y el régimen de Vichy
Urraca con su coche en Bruselas (Bélgica), en 1973. Nació digital
Paralela a esta operación policial fue la actividad de la Comisión de Recuperación de Bienes Españoles en el Extranjero, dirigida por el coronel Barroso, agregado militar en París. Esta red no se limitó a vigilar y perseguir a republicanos: se incautó de dinero, joyas y documentos en los domicilios donde residían los exiliados.

En este sentido, consta en los archivos franceses que Urraca denunció a una mujer de origen judío que para escapar de las garras de la Gestapo se vio obligada a huir de su domicilio, el cual fue desvalijado por Urraca con ayuda de sus amigos alemanes apoderándose de los muebles y otros objetos que contenía.

El nombre de este “superagente” de Franco comenzó a salir a la luz en algunas memorias de refugiados españoles en Francia. Se trataba de referencias aisladas, carentes de apoyo documental. Posteriores investigaciones han ido colocando en su lugar a este personaje y documentando su actividad. Sin embargo, el difícil acceso a los archivos españoles hace que aún hoy, tantos años después, sea un personaje enigmático, del que queda casi todo por descubrir.

Urraca con su mujer y su hijo en Madrid, 1984. En aquella época ya estaba definitivamente jubilado y se había quedado ciego. Nació digital
La identidad de muchos represores y torturadores franquistas  todavía está  camuflada bajo leyes de protección, a falta de una regulación legal de los archivos españoles, como el de Interior y el de Exteriores.

Urraca, conocido como el agente E. 8.005, alias “Unamuno”, fue un funcionario protegido durante décadas por el Estado español. Es posible que disfrutara de una cómoda jubilación. Nadie le molestó en su vejez. No ha estado obligado a escuchar preguntas incómodas.

No parece justo que la España democrática deba esperar al menos hasta 2021 para conocer respuestas sobre hechos sucedidos ochenta años antes.




Fuentes documentales 

Bibliografía 

BENET, J. El president Companys, afusellat. Edicions 62. Barcelona, 2005. 
GUIXÉ, J. Diplomacia y represión. La persecución hispano francesa del exilio republicano 1937-1951. (Trabajo de investigación doctoral no publicado). 

Prensa digital 

-    El cazador de rojos. L. Gómez. El País, 28-09-2008. 
-    Lluís Companys, 70 años de un crimen contra Catalunya. Público, 15-10-2010. 
-    El “criminal” Lluís Companys. J. Crees. Avuí, 19-06-2009. 
-    Del Loira a Montjuïc. J.M. Sòria. La Vanguardia, 25-09-2010. 
-    Esquela de Pedro Urraca Rendueles. ABC (Madrid). 19-09-1989. 

Webgrafía 

- Carme Ballester narra la detenció de Lluís Companys en un manuscrit inèdit trobat a Ámsterdam. Memoria.cat

9 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

pues menudo hijo del gran fascismo.!!!

buda dijo...

Es increible lo que cuentas,lo que esta claro es que nadie escapaba de las garras del fascismo y despues de tantos años parece mentira que se desconozcan datos como el de este personaje que nos traes hoy,parece subrealista.

Un besico

RGAlmazán dijo...

Otro canalla criminal más. Me alegro de que se quedara ciego. Lástima que esta transición haya permitido que se vayan todos de rosita, mientras todavía se están buscando restos de republicanos enterrados quién sabe dónde.

Salud y República

severino el sordo dijo...

Mas que esbirros sicarios,cuantos como este elemento acabarían sus días plácidamente en su cama,cada día este blog es mas didáctico se adentra en esa parte de nuestra triste historia mas desconocida,nos vemos.

Daalla dijo...

Noel, mejor resumido imposible.
Un abrazo

Buda, yo también creía que una vez en Francia los republicanos se encontraban a salvo pero ya vemos que no.
Besicos

Has dado en el clavo, Rafael. Parece el castigo más adecuado para ese personaje.
Salud y República

Severino, aún hay mucho por descubrir y muchos malos bichos a los que sacar a la luz.
Nos vemos

verdial dijo...

¿Y a qué esperan para legalizar esos archivos? Es increíble que aún estemos tan atrasados en estos temas y que anden por la vida tan alegremente personajes tan siniestros como este Urraca, que aunque él haya muerto habrá otros que no.
La historia que hoy nos cuentas me produce rabia y en cierto modo impotencia. Me indigna que la identidad de tales monstruos esté todavía protegida bajo las leyes de protección.

Un abrazo

Daalla dijo...

Verdial, es para indignarse en verdad. Los asesinos protegidos mientras hay tantas dificultades y trabas para poder encontrar y enterrar dignamente a las víctimas.
Un abrazo

Caminante dijo...

Ahora, quizá más que nunca, tenemos que aguantar el tirón de la derechona más afanada en llenarse los bolsillos con lo público.
Gracias por tu labor investigadora, recopilatoria y divulgativa. Un abrazo: PAQUITA

Daalla dijo...

Gracias por los elogios, Paquita.
Un abrazo

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...