.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Carlota O'Neill, la primera crónica de la Guerra Civil http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Carlota O'Neill, la primera crónica de la Guerra Civil


Carlota O'Neill. Nodo50
Aquella tarde, se rebelaron en Melilla y en otras ciudades del Protectorado Español en el Norte de África, la mayoría de las unidades militares acantonadas en la zona, entre las que se encontraban las Fuerzas de Regulares Indígenas, tropa conformada por soldados de origen marroquí. Uno de sus primeros objetivos militares era el asalto y la toma de la base de hidroaviones de El Atalayón, cuyos oficiales y personal eran conocidos por su lealtad al gobierno del Frente Popular, recién elegido el 14 de Abril de 1936.

El capitán de la base, Virgilio Leret Ruiz, su esposa, la escritora Carlota O’ Neill, y sus dos pequeñas hijas se encontraban de visita en un cementerio moro cuando divisaron en la carretera a un tabor de infantería y a un escuadrón de caballería, los cuales se dirigían en dirección a la base.

Carlota y las niñas regresaron a una draga anclada en la bahía, donde se hospedaban aquel verano hasta entonces idílico. Virgilio y sus dos alféreces, Armando González y Luis Calvo, con un puñado de hombres, organizaron la defensa.

Ante el nutrido tiroteo se unió al asalto otro contingente militar de las Fuerzas de Regulares, comandado por el temible Sid Mohammed Mizzián (*). Sin municiones, sin aviones —sus motores se encontraban en reparación por orden de Madrid— ante la superioridad del enemigo, los aviadores se rindieron. Sin embargo, la defensa de la base de hidros, la única instalación militar en el Protectorado de Marruecos que supo organizar resistencia armada, les causó dos bajas a las tropas golpistas, las primeras de la Guerra Civil española.

Virgilio Leret y sus dos suboficiales fueron pasados por las armas, en una fecha que, se cree, fue al amanecer del 18 de julio.

Carlota y sus hijas quedaron aisladas  en manos del sustituto de su marido, el rebelde capitán Soler. Desesperada, sin apenas noticias de lo que ocurría, Carlota O'Neill se puso a escribir la primera crónica sobre la Guerra Civil: unos cuantos folios en los que la periodista escribió con letra apresurada la cruenta batalla que se libró en la base de Hidros de El Atalayón en Melilla el 17 de julio de 1936.  Y de la que ella fue testigo desde una draga anclada a escasos 200 metros de la base.

Lo que ignoraba es que ella también estaba bajo sospecha.

Cinco días después la separaron de sus hijas y junto a su criada fue encarcelada en el fuerte de Victoria Grande. En medio del desamparo de su injusta prisión,  empezó a gestar la singular obra  Una mujer en la guerra de España, uno de los testimonios personales más valiosos sobre la sublevación del 36, un relato sobre la represión y la malvada necedad de los insurgentes, en el que nos sumerge en el tenebroso mundo carcelario femenino del franquismo.
Fachada principal de Victoria Grande (2001). Sur de Alborán
Confinada en la prisión fue testigo de cómo se torturaba a los hombres, se violaba a las mujeres y se asesinaba a todos impunemente en las cunetas de las carreteras.

O'Neill salió libre en 1941. Su criada, un poco antes. La batalla para recuperar a sus hijas fue ardua. Su suegro las encomendó al Tribunal Tutelar de Menores para arrebatárselas. El padre de Virgilio Leret, militar adherido a los insurgentes, siempre achacó las ideas republicanas y progresistas de su hijo a la influencia de su compañera Carlota, y todos los males posteriores de ella fueron debidos a esa persecución familiar.

Cuando logró que le devolvieran a sus hijas, residieron juntas en Barcelona. O'Neill trató de sobrevivir publicando cuentos, novelas rosa y críticas musicales en diferentes publicaciones con varios seudónimos. No escogió cambiar su nombre por capricho, los “vencidos” eran discriminados y humillados. La delación y el miedo los perseguía.

 En 1949, la madre y las hijas consiguieron embarcarse en el Bailén, buque petrolero que arribaría a Venezuela. Un viaje temerario, puesto que escapaban del Tribunal Titular de Menores a quien pertenecía la patria potestad. En Venezuela O’Neill trabajó en la prensa y en la radio. Allí vio la luz la primera edición de Una mujer en la guerra de España. 

Más tarde se trasladaría a México, país vinculado a la familia de Carlota y optó por la nacionalidad mexicana. Afincada en México hasta el final, allí publicó varias obras de teatro: Circe y los cerdos, Cómo fue España encadenada y Cinco maneras de morir.
O'Neill trabajando en Televisa (Caracas) en 1963. Público

También los libros Romanza de las rejas y Los muertos también hablan; en éste último O’ Neill cuenta los episodios relativos a los planos y memorias de un invento de su esposo, el “mototurbocompresor de reacción continua”, un motor diseñado en 1933 por el capitán, piloto e ingeniero mecánico electricista Virgilio Leret Ruiz.

La invención revolucionaba el empuje, la velocidad y la fuerza de los motores vigentes para la fecha. En plena Segunda Guerra Mundial, Carlota había entregado al gobierno de Inglaterra, a través de su embajada, el invento de Virgilio, con el propósito de ayudar a los aliados, creyendo honradamente que liberarían a España del fascismo.

Las nietas de O’Neill recuerdan que nunca en su vida su abuela habló de sus penurias, de sus años de prisión, ni de la cruel posguerra. Para vivir, cerró como pudo las heridas. Su legado, las publicaciones de una maravillosa escritora y periodista, da fe de ello.

Carlota O’Neill fue testigo del levantamiento de las tropas rebeldes en África contra el gobierno de la República y desde la prisión de Victoria Grande, fortaleza construida en 1736, describe la persecución sanguinaria contra civiles, políticos y militares, pero, sobre todo, nos introduce en la vida de las mujeres presas por el franquismo.

Fue una mujer libre, intelectual y republicana. 

Fue la primera cronista de la Guerra Civil.



(*) Ver, en este mismo blog, "Grandes asesinos fascistas (II). Ben Mezzian y los moros de Franco"


Fuentes documentales

Bibliografía


CASANOVA, J. Morir, matar, sobrevivir. La violencia en la dictadura de Franco. Crítica, Barcelona, 2010.
GONZÁLEZ DE SANDE, M. La imagen de la mujer y su proyección en la literatura,  la sociedad y la historia. Arcibel Editores, Sevilla, 2010.
O’NEILL, C. Una mujer en la guerra de España. Oberon, Madrid, 2003
O’NEILL, C. Romanza de las rejas. Costa-Amic, Mexico, 1977..
PRESTON, P. El holocausto español. Odio y exterminio en la Guerra Civil y después. Random House Mondadori. Barcelona, 2011.
TORRES, R. Desaparecidos de la guerra de España. La Esfera de los Libros, Madrid, 2002.

Prensa digital
  • “Carlota O’Neill cuenta su experiencia en la guerra de España”. El País, 15-06-1979.
  • “La primera crónica de la guerra”. K. Orozco. Público, 17-07-2010.
  • “Carlota O’Neill, testimonio de la represión franquista”. M.J. Esteso. Diagonal, 19-04-2010.
  • “La memoria dolorida de Carlota O’Neill. Relato de una periodista republicana en la cárcel franquista”. I. de la Fuente. El País, 12-12-2004.
  • “Libre, intelectual y republicana”. K. Orozco. Público, 17-07-2010.
Webgrafía
Material audiovisual
  • Virgilio Leret, el Caballero del Azul. Documental  emitido por RTVE el 13 de marzo, al que ya no se puede acceder por “restricciones de derechos”.

10 comentarios:

buda dijo...

Excelente reportaje Daniel,gracias por recuperar esta interesante historia.

Un besico

Jesús Herrera Peña dijo...

Después de lo impactante que fue tu artículo anterior sobre el primer fusilado de la sublevación militar franquista (el capitán (comandante a título póstumo) Virgilio Leret Ruiz), me alegro mucho de que hoy nos ilustres con retazos de la vida de su esposa, la mexicana Carlota O'Neill.

Gracias Daniel.

RGAlmazán dijo...

Una mujer poco conocida y que tu recuperas y la agregas a nuestra memoria. ¡Qué sería de todos nosotros sin memoria!

Salud y República

severino el sordo dijo...

Seguimos conociendo hechos y gentes gracias a tu trabajo,nos vemos.

Daalla dijo...

Gracias por vuestros comentarios, amigos.Ya hacía tiempo que quería escribir sobre Virgilio Leret y Carlota O'Neill pues ambos me resultaban muy atractivos por su cultura, por su trayectoria y por su valentía.
Un abrazo a todos

Marcela dijo...

Que bueno ver como las mujeres y sus trabajos, y luchas son recordadas y revalorizadas. Justo hoy hablábamos con mi marido sobre el tema de las mujeres en la historia.
Me pareció tan interesante tu relato que voy a intentar encontrar los libros de Carlota.
Beso.

Daalla dijo...

Muy bien, Marcela. Los entendidos dicen que su obra tiene mucho valor literario pero, como ha ocurrido con tantas mujeres a lo largo de la historia, su trabajo ha sido menospreciado cuando no deliberadamente ocultado.
Un abrazo

Gonzalo dijo...

Otra cosa que no entiendo de la guerra civil es como tantos marroquíes apoyaron a los golpistas, no entiendo como precisamente el pueblo que había sido conquistado a la fuerza hasta hace poco pudo luego de repente apoyar a unos militares que se cargaban a los que no aceptaban el colonialismo y que querían instaurar una dictadura católica, nunca comprenderé como los marroquíes se dejaron engañar así.

Daalla dijo...

Gonzalo, fueron tres principalmente las razones para que los rifeños apoyasen a los golpistas de Franco.Y cada una de ellas basadas, según el historiador Francisco Sánchez Ruano en su libro "Islam y guerra civil española" en diferentes promesas.

La primera fue la promesa de sacarlos de la hambruna provocada por largos años de sequías y malas cosechas. Probablemente fue la más prosaica pero la verdadera razón de su apoyo.

La segunda fue el falso argumento de que ya que tanto como cristianos como musulmanes compartían la creencia en un mismo Dios, ambos estaban obligados a luchar en una "cruzada" contra los ateos republicanos, comunistas y anarquistas, los "sin Dios".

Por último, la tercera era consecuencia de ésta. Se les dio carta blanca para hacer lo que ya venían haciendo hacía décadas: Asesinar, violar y saquear a los españoles. Fueron de esta manera utilizados como carne de cañón y arma psicológica.

Puedes consultar, para mayor detalle, la entrada de mi blog señalada (*) y aun mejor que ésta el libro mencionado.

Saludos

Caminante dijo...

He venida a da con este texto tuyo a fecha 18 de julio, no está mal, se me había pasado, parece, lo copio y republica-ré en un tiempo. Ahora lo tengo cubierto con más de esto: el aniversario.
Un abrazo desde Getafe: PAQUITA

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...