.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: El asesino del tricornio. La interminable represión fascista en Extremadura. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

El asesino del tricornio. La interminable represión fascista en Extremadura.

El capitán de la Guardia Civil Manuel Gómez Cantos, el exterminador. Foto tomada de la web Protagonistas de la II República y de la Guerra Civil en Cáceres.

«Eres más malo que Gómez Cantos»
Dicho popular extremeño.
Nombrar al que en 1936 era el sanguinario capitán de la Guardia Civil en Villanueva de la Serena (Badajoz), es aún hoy, 73 años después, sinónimo de muerte y miedo. Dejó una huella indeleble no sólo en los republicanos, a los que fusiló y masacró inmisericordemente, a veces incluso por diversión, sino también en el propio cuerpo de la Guardia Civil y en la Falange, pues fusiló a algunos de sus propios subordinados y miembros de esa organización paramilitar especializada en la represión.

Antes de llevar tricornio, Manuel Gómez Cantos hizo carrera en el Ejército. Dejó de joven su ciudad natal gaditana de San Fernando para estudiar en la Academia de Infantería de Toledo. Tras ocho años, en 1920 obtuvo el pase a la Guardia Civil como primer teniente. Al estallar la guerra, ya tenía una hoja de servicios llena de tachas disciplinarias: borracheras en acto de servicio, palizas a la población civil, escándalos en prostíbulos, deudas...


Villanueva de la Serena, 1915. Foto tomada de "Rincones Extremeños", página web de la Diputación de Cáceres, Archivo y Biblioteca.
Al frente de la Guardia Civil en Villanueva de la Serena, el día en que Franco se sublevó contra la República, se negó a acatar las órdenes de las autoridades militares de Badajoz que le conminaban a permanecer fiel a la legalidad. .Enseguida se sumó, con las tropas a su mando, al levantamiento militar, se dirigió al Ayuntamiento y apresó al alcalde y a todos los concejales de izquierda que gobernaban el Consistorio y que habían conseguido sus puestos en unas elecciones democráticas celebradas en febrero. Era la mañana del 19 de julio del 36.

Durante los 10 días siguientes, hasta que huyó al cercano pueblo de Miajadas, mató a un concejal, hirió al alcalde y mandó a 60 personas a la cárcel. Poco después, cercado por varias columnas de milicianos, mandó colocar una bandera blanca en un torreón. Creyendo que se rendía, los milicianos fueron hacia donde estaba Gómez Cantos, quien entonces ordenó de repente a los tiradores de dos ametralladoras que dispararan a quemarropa:
230 milicianos fueron abatidos. La fechoría, que ha pasado a la historia con el nombre de la emboscada de Villamesías y que revela su carácter taimado, a los ojos de sus superiores, fue vitoreada como una hazaña.

Campesinos republicanos de Miajadas, presos y custodiados por la Guardia civil.Foto de la galería de Jaume d'Urgell, del periódico www.lademocracia.es.

Los historiadores también le sitúan en la entrada de las tropas franquistas en Badajoz y las posteriores matanzas en la plaza de toros. Se sabe también que estuvo al frente de la represión de jornaleros y pescadores en Marbella (Málaga), donde murieron 100 personas desde que cayó la ciudad, en menos de un mes.

Badajoz, 1929. Foto tomada de "Rincones Extremeños", página web de la Diputación de Cáceres, Archivo y Biblioteca.
Dos años más tarde de estos “trabajos” volvió a Villanueva de la Serena, cuando toda la comarca estaba ya bajo control de los “nacionales”. Vino para hacerse cargo de la delegación de Orden Público en Badajoz. Una vez en esta ciudad, se dirigió a la cárcel para recoger al grupo de 60 vecinos que detuvo en Villanueva de la Serena en el 36. Quedaban 33 entre rejas, y se los llevó con él para hacer una entrada triunfal en Villanueva.

Allí, el 8 de septiembre de 1938, Gómez Cantos organizó en la plaza del pueblo un "juicio popular", en realidad una farsa, que terminó con la condena de ejecución sumaria para todos. Un camión salió de Villanueva con los 33 detenidos, dejando atrás los vítores de los más exaltados del pueblo y las lágrimas silenciosas de los familiares.

Una escena tristemente repetida en la carrera de Gómez Cantos. Imagen tomada de La aventura de la Historia
Tras 14 kilómetros, en las proximidades de Medellín, el camión se detuvo y los detenidos fueron conducidos a una loma cercana. Allí fueron fusilados, ante la atenta mirada de algunos vecinos de Medellín y un reducido grupo de falangistas de Villanueva.

Allí siguen hoy enterrados, en una fosa común pendiente de excavar, en algún lugar del Cerro de las Fuentes. Sus familiares aún están buscándoles.


Fosa común excavada en la zona controlada por Gómez Cantos. En alguna de ellas están los restos de un campesino tiroteado por Gómez Cantos, "casi de broma, por una apuesta" en palabras del coordinador del Proyecto de Memoria Histórica de Extremadura, Cayetano Ibarra. La foto está tomada del blog de la Siberia Extremeña.
Acabada oficialmente la guerra, Gómez Cantos fue nombrado comandante y gobernador civil de Pontevedra, provincia en cuyas cunetas dejó también, como no podía ser menos, a muchos republicanos a los que “paseaban” de noche.

Pero volvió a regresar a Extremadura, esta vez con los galones de teniente coronel, para protagonizar sus dos más sonadas matanzas. Al frente de la Comandancia de Cáceres, en 1942 fue nombrado responsable de las fuerzas encargadas de la persecución de los huidos, el maquis. Todo lo que hizo no fue sino reafirmar su fama de sanguinario. Él decidía y su lugarteniente, el capitán Emiliano Planchuelo, mandaba el pelotón de ejecución.

Prisioneros republicanos extremeños amarrados en cuerda de presos. Foto tomada de la web Todos los Rostros.
El 28 de agosto de 1942 en Alía (Cáceres), hizo una lista con 30 nombres elegidos al azar y los convocó en el cuartelillo «para arreglar papeles». Pretendía, en realidad, aterrorizar a la región, que nadie diera apoyo al maquis. Todo el pueblo, vigilado por un cordón de guardias, vio la masacre. Entre los asesinados hubo mujeres. Su delito, al decir de Gómez Cantos: «Algo tenían que saber».


Campesino extremeño custodiado por la Guardia civil. Foto tomada de la misma web que la anterior.
No satisfecho, ese mismo verano quiso repetir el brutal escarmiento en Castilblanco, a 22 kilómetros de Alía. La lista esta vez era de 90 nombres. Sólo la presencia en el pueblo de un cura navarro que había hecho la guerra con los requetés y llegó a comandante castrense, torció sus planes.

En Mesas de Ibor (Cáceres), en abril del 45, no hubo cura que se le interpusiera. Un grupo de maquis había tomado el pueblo varias horas y desarmado a los cuatro guardias civiles. Gómez Cantos, encolerizado, acusó a sus subordinados de ser unos cobardes y decidió fusilarlos inmediatamente.

Plaza de Mesas de Ibor. Foto tomada de la web oficial de esta localidad cacereña.
Al ser colocados frente al paredón, él personalmente les arrancó las botonaduras de las guerreras, les quitó los uniformes, que mandó quemar, y les colocó los grilletes. Pero cometió el error de negarles la confesión antes de ser ajusticiados.

Al negarles los auxilios espirituales antes de que cayeran desplomados tras la ráfaga de sus propios compañeros, Gómez Cantos no podía ni imaginar que aquélla sería su última matanza.

Zona del sur de la provincia de Cáceres afectada por la ofensiva republicana de inicios de agosto del 36. La imagen es de elaboración propia de Julián Chaves, de cuya página web está tomada.
A la Iglesia de entonces, la misma que había hecho la "cruzada" del lado de Franco, aquello le pareció imperdonable. La presión de las autoridades eclesiásticas, en especial el obispo de Cáceres y el Cardenal Primado de España Pla i Deniel, logró procesar a Gómez Cantos, quien fue expulsado del cuerpo y condenado a prisión.

Tras el consejo de guerra al que sería sometido en 1945, en el que para nada se habló de las masacres de republicanos que había cometido, ni siquiera llegó a cumplir entero el año de prisión a que fue condenado por «abuso de autoridad».Lo cierto, como demuestra su foto de anciano, es que fue oficial de la Guardia Civil hasta el final de sus días.

En su última fotografía conocida, Gómez Cantos parecía un anciano bonachón. No refleja al verdadero personaje, el sanguinario exterminador. Foto tomada de la página web de Mesas de Ibor.
Su capítulo en la historia lo recordará siempre como un sanguinario exterminador, sembrando la muerte y el miedo por donde pasaba. Fue un criminal que gozó siempre de la impunidad que le conferían sus galones.

Pero murió de viejo, como Franco, y en su cama.

Dicen que en sus
últimas borracheras desvariaba. Se creía un héroe.



Para realizar esta entrada me he basado en la página web La emboscada de Villamesías
También en el artículo de Ildefonso Olmedo, Un criminal con tricornio. El guardia civil más sanguinario, escrito en la edición digital del diario El Mundo. Y por último en el artículo de Julián Chaves, Guerra civil en Cáceres. La batalla de Villamesías.


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

20 comentarios:

Felipe Medina Santos dijo...

Querido Daniel
Te lo he dicho alguna vez más:espero con intensidad los domingos para ver con qué nos "sorprendes"(entrecomillado porque debe ser duro lo que nos traigas)
Lo que cuentas de este hijo de ....es estremecedor.
Los del Duque de Ahumada siempre han sido un cuerpo de choque del franquismo,sin piedad y sin escrúpulos y con mucha saña.Los que vivimos en poblaciones rurales lo sabemos muy bien.
Han sido el fascismo analfabeto del franquismo.
Un fuerte abrazo

severino el sordo dijo...

Aparte de devolver la dignidad a los nuestros y de que se les haga la justicia que se merecen,tambien se debe de saber el nombre y los hechos de los asesinos para que queden grabados en letras negras en la historia tipos como este hasta hace bien poco considerados heroes.
Por cierto estos crimenes han sido cometidos por españoles ,en suelo español y a ciudadanos españoles lo recalco por esas cosas de capar la jurisdiccion universal en nuestras leyes,un saludo.

Isabel Romana dijo...

Me impresiona mucho lo que dices al final, que parecía un buen hombre... ¿´Quién dice que la cara es el espejo del alma? De ser cierta esa creencia popular, este sujeto habría sido... no sé, no encuentro ningún animal suficientemente feroz y despiadado suficientemente horrible para representarlo. Se comprende que su nombre aún siga inspirando miedo. Por mi parte, considero muy importante que se conozca, para que al menos la repulsa que sentimos hacia gente como esta quede patente. Un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

Pero que verdadero cabrón...que al final de su vida desvariaba..¿ tendría conciencia ? Y caso de tenerla, le remordería ?

En fin, Daniel, nuevamente aprendiendo de esa historia anónima y olvidada

Un abrazo

Jesús Herrera Peña dijo...

Para mí, ese cuerpo fascista creado para reprimir al humildísimo campesinadoo a partir del siglo XIX, es todo lo contrario a "benemérito" y una democracia que se vistiera por los pies, le tenía que haber disuelto.

Pero ni la democracia que tenemos fue ni es fuerte ni los españoles, en gran número, gozamos de buena memoria.

Salud y República

Carmen dijo...

Es terrible la historia que cuentas deg
abonible Gomez Cantos. Lo más trágico de todo que como bien dices murió de viejo y en su cama, sin más. Para mayor abundancia le envían a prisión no por los asesinatos masivos sino por "abuso de autoridad". Es trágico. Gracias por contarnos la historia de este esperpento.
Gracias como siempre Daniel por tu esfuerzo.
Un abrazo muy fuerte

LUX AETERNA dijo...

Bueno a partir de este momento para mi Gómez Cantos va a ser el sinónimo de un hijo de remil putas, y que bizarro todo es increible que por no cumplir con determinados ritos mágicos fuera expulsado por la casta sacerdotal este carnicero hijo de puta.
Ahora viendo la foto para mi no tiene cara de bonachón sino de hijo de puta, yo no se pero por lo menos iría a su tumba y se la haria mierda a masazos.
Te mando un abrazo

buda dijo...

Una vez más,aprendemos cada domingo un poco más,sobre lo que hicieron estos hijos....de su madre.Aparte de devolver la dignidad a los nuestros,se debe de conocer con nombres y apellidos a estos asesinos para que figuren en los libros de historia y que se sepa lo que fueron.Un beso muy fuerte.

Marcela dijo...

¡Murió de viejo, y en su cama, que bronca! ¡Como se juntan en ciertas épocas estos mal paridos para torturar a medio mundo! ¡Un héroe, si, en sus sueños delirantes de viejo borracho! Si Lux organiza un grupo para romperle a mazazos la tumba, cuenten conmigo. Un beso.

daalla dijo...

Felipe, has dado en el clavo con lo del "fascismo analfabeto", pues en verdad la extracción social de la mayoría de los que componían el "benemérito" cuerpo (no sé si también de los que lo componen hoy)era gente del pueblo sin estudios ni formación de ningua clase. Manda huevos que los empleasen para reprimir al propio pueblo al que pertenecían y de donde habían salido.
Yo también les tengo mucho "cariño".
Un abrazo.

Severino, tenemos que denunciarlos siempre y en cualquier lugar porque aunque hayan muerto y la justicia (quiero decir la ley, la justicia es otra cosa) ya no pueda nada contra ellos, sus nombres deben figurar con letras bien grandes en la galería universal de la infamia.
Un abrazo.

Isabel, muchos de los grandes criminales contra la humanidad o de los asesinos en serie que desgraciadamente operan y han operado siempre suelen tener en común que "parecen" buena gente, amables, educados, cultos...parece mentira pero es así.Y hay que saberlo para no dejarnos engañar.
Un abrazo.

Noel, el testimonio del que fue su chófer nos dice que después de los fusilamientos se tomaba unos vinos sin la menor muestra de nerviosismo ni mucho menos de arrepentimiento o culpabilidad. Si alguna vez tuvo conciencia, ésta se le habría disuelto en el alcohol.
Un abrazo.

Jesús, estoy de acuerdo contigo. Aunque en origen la justificación para crear la G.C. fue acabar con el "bandolerismo" de los caminos, la realidad es que fue un invento de la oligarquía terrateniente para controlar y reprimir a los campesinos y jornaleros. La historia lo confirma una y otra vez.
Gracias por el enlace que leeré con todo interés.
Un abrazo.

Carmen, no sólo por el "abuso de autoridad", el cual al menos le supuso el ostracismo y el odio de sus propios compañeros de cuerpo.El detonante fue que "topó contra la iglesia" y ésta fue, realmente, quien exigió su cabeza. Muestra de lo que mandaba y sigue mandando en este país.
Un abrazo.

Buda, me temo que tardaremos mucho (si alguna vez lo hacemos) en ver un verdadero libro de HISTORIA que cuente las verdades como puños tantos años calladas. Por el momento tenemos que aprovechar estos nuevos libros cibernéticos que son los blogs (y que no falten) para poner el nombre de esos asesinos en el lugar donde merecen: a la altura del barro.
Un beso muy fuerte para ti también.

Lux y Marcela, si llegasen a enterarse los familiares de tantos como asesinó ese criminal de dónde está enterrado seguro que organizarían una partida de "mata-vampiros" con martillos y estacas de madera. Si llega a ocurrir, os avisaré para que os unáis.Pero seguro que discutirían por ver quién era el primero en asestar el golpe.
Un abrazo a los dos.

verdial dijo...

Al menos una vez fue reprendido. Es poco pero otros, ni éso.
No hay explicación posible para tanta crueldad, incluso con sus propios subordinados. Mentes enfermas y dementes, que se creen héroes hasta el final. Ya vemos que él mismo se vanagloriaba de ello en sus borracheras.
Lo peor de todo es el reguero de dolor y sagre que esta gente dejaron tras de sí.
Me horroriza pensar que estén donde estén, sigan sin expiar sus culpas.

Un abrazo

daalla dijo...

Verdial, cuando hice la mili conocí a varios militares como este criminal. Gente que llevaba los genes fascistas desde su nacimiento y que los había desarrollado en toda una vida de abusos contra los soldados y sus subordinados amparados por sus galones o sus estrellas. Gente que daba pavor porque no sabías si iban o si venían, si les caerías en gracia o les entrarías por el ojo malo... en fin, salvando las distancias porque Gómez Cantos fue un verdadero hijo de puta, y perdóname la sinceridad.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

LO QUE MAS REPUDIO ES VER EN LAS FOTOS DE FUSILADOS LAS IMAGENES DE NIÑOS Y JOVENES,HASTA QUE EXTREMO DE ODIO SE PODIA ALCANZAR PARA PODER HACER ESTAS BRUTALIDADES ,POR MUCHO QUE SE INDAGUE NUNCA SE LLEGARA A SABER LO QUE REALMENTE PASA POR LA MENTE DE UNA PERSONA PARA PODER DENUNCIAR A SU VECINO A SABIENDAS DE QUE ESTE SERA FUSILADO Y PODER APAÑARSE SUS PROPIEDADES MANDANDO A SUS HIJOS A LA MENDICIDAD. A VECES PIENSO QUE SE LLEGO A UN PUNTO EN QUE NO HABIA TIEMPO PARA LLORAR DE LASTIMA Y HABIA QUE SALIR ADENLANTE COMO FUERA.CUANTOS NIÑOS SIN PADRES ,CUANTOS PADRES SIN HIJOS ,PARA ELLOS NO HABIA TIEMPO PARA PENSAR EN VENGANZA Y MENOS EN ESTOS ASESINOS SOLO EN PODER VIVIR EN UN PAIS CON MIEDO Y MUCHA HAMBRE

daalla dijo...

Como bien dices, anónimo, no se podía pensar en la venganza porque bastante había con sobrevivir y con tener que ver todos los días por la calle a los asesinos de tus seres queridos, a los cómplices, a quienes se habían quedado con su patrimonio dejando a los que quedaban en la indigencia. Puedo decirlo con conocimiento de causa, pues mi abuelo fue sacado una noche de su casa, asesinado en un monte cercano y enterrado como un perro en una fosa común. Y mi abuela tuvo que sacar adelante a dos hijas con mucho coraje y la ayuda de los suyos tan sólo, pues estaba mal visto ayudar a una viuda de "rojo" en este país, el país del miedo y del hambre que tan certeramente describes.
Salud y República

Anónimo dijo...

GOMEZ CANTOS C´EST MOI

Daalla dijo...

Je ne réponds pas aux fantômes anonymes, même s’ils parlent français.
Outre qu’ il me semble que tu es un simple crâneur.

Anónimo dijo...

YO FUI GUARDIA CIVIL, FUI PERSEGUIDO, FUI VEJADO,PROCESADO Y ENCARCELADO,POR PRETENDER CIVILIZAR, Y DEMOCRATIZAR EL CUERPO, OSEA, POR DENUNCIAR A DIRIGENTES DE LA GUARDIA CIVIL POR SUS ACTIVIDADES DELICTIVAS,HACIA EL CIUDADANO Y A NOSOTROS MISMOS GUARDIAS CIVILES DE BASE, JAMAS NOSOTROS GUARDIAS CIVILES DEMOCRATICOS,ESTAREMOS AL LADO DE LOS ASESINOS DE GUERRA NI SUS CONSENTIDORES COMO FUE EL CASO DEL MONSTRUO DEL TEINENTE CORONEL Y ME DA ASCO DE PRONUNCIAR SU NOMBRE MANUEL GOMEZ CANTOS,HIJO DE PUTA ,NAZI Y DIEZ MIL VECES ASESINO, TODO AQUEL QUE PRETENDA EJERCER DE VERDUGO, TANTO ANTES COMO EN ESTOS TIEMPOS QUE CAIGA SOBRE ELLOS TODO EL PESO DE LA LEY., CIUDADANOS DEL ESTADO NUESTRA Y VUESTRA LIBERTAD SIEMPRE NOS HARA LIBRES,,,, VIVA SIEMPRE,SIEMPRE LA JUSTICIA,LA LEY Y LIBERTAD.

Daalla dijo...

Anónimo, tu comentario es un honor para este blog. No sólo porque ratificas lo que se dice del asesino Gómez Cantos sino por tu propia experiencia. Es muy poco, por no decir nada, lo que sabemos de la lucha de algunos guardias civiles para democratizar un cuerpo que tanto tuvo que ver en la represión franquista, con las honrosas excepciones que hubo también de apoyo al gobierno legal de la República. Suscribo tus palabras. Un saludo.

Anónimo dijo...

SI EN ALÍA CÁCERES MATO A TODA ESA GENTE..LO SABEMOS...

Caminante dijo...

Acabo de descubrir este texto. Lo copio y pondré el 28 de abril, en principio. Saludos

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...