.post blockquote { width:275px; margin: 10px 0 10px 50px; padding: 10px; text-align: justify; font-size:15px; color: #e1771e; background: transparent; border-left: 5px solid #e1771e; } blockquote { border-left:3px solid #CCCCCC; color:#776666; font-style:italic; padding-left:0.75em; } Fusilados de Torrellas: Vinieron de muy lejos (y V). Brigadistas afro-americanos en la Guerra Civil Española. http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=UTF-8" />

Vinieron de muy lejos (y V). Brigadistas afro-americanos en la Guerra Civil Española.

Portada del cómic "Robeson in Spain", de Paul Robeson, miembro honorario de la Brigada Abraham Lincoln. Fuente: Abraham Lincoln Brigade Archives

"En España fue donde por primera vez, siendo negro, me sentí libre".

James Yates, último superviviente afroamericano de la Brigada Lincoln, 1993.

"Missisipi to Madrid. Memoirs of a black american in the Spanish Civil War".



Primavera de 1938. Falta poco para que se inicie la última gran batalla de la Guerra Civil Española, la del Ebro. La República está perdiendo la guerra pero el ambiente en muchas comarcas de Aragón y de Cataluña es sorprendentemente plácido. Muchos brigadistas internacionales están ayudando a los campesinos en sus faenas agrícolas.


La cara de uno de ellos está manchada de polvo y de tierra que se mezclan con el
sudor producido por el duro trabajo bajo un sol inmisericorde. Un campesino le ofrece un pañuelo para que se limpie. Tras limpiarse con él lo mejor que puede se lo va a devolver al campesino pero éste le dice que aún no se ha limpiado. Entonces el brigadista comprende y le dice que no es que su rostro esté manchado sino que él es negro. El campesino, tras unos momentos de sorpresa, le abraza exclamando: "¡Ah, sí, los esclavos negros! Nosotros sólo estamos a un paso de serlo".

Brigadistas Internacionales ayudando a los payeses en las tareas del campo en Priorat(Tarragona). La imagen forma parte de un filme inédito que muestra la integración de los combatientes extranjeros en la vida de un pueblo durante la Guerra Civil. Fuente: Diario de un brigadista sin fusil.
Esta anécdota verídica es parte de la memoria de una gesta multirracial sin precedentes en la Historia. La Brigada Abraham Lincoln fue la primera unidad del ejército norteamericano integrada por soldados de todas las razas. Blancos y negros estadounidenses se abrazan en sus fotografías con los mismos uniformes harapientos. Pero aún fueron más lejos: por primera vez en EE UU, oficiales negros comandaron a tropas blancas Jamás había ocurrido antes ni ocurriría poco después, en la II Guerra Mundial, donde el ejército norteamericano seguiría siendo segregacionista.

Cuando estalla la Guerra Civil en 1936, la actitud de EE.UU. no es unívoca. Un sector importante de la sociedad norteamericana apoyó directamente a la España franquista, con especial implicación de Joseph Kennedy -padre de JFK, luego presidente de los EE.UU. y líder del mismo Partido Demócrata al que pertenece el actual presidente Obama-. y de otros famosos norteamericanos del momento con claras simpatías fascistas, como William R. Hearst, Charles Lindbergh, John Rockefeller, Andrew Mellon (Secretario del Tesoro), Henry Ford, Allen Dulles (después jefe de la CIA)…


William R. Hearst, el famoso editor, fue algo más que simpatizante de los nazis (con varios de cuyos oficiales aparece en la imagen). Fue también xenófobo, antimexicano, preparó el terreno para el macartismo y su caza de brujas, fabricó guerras... y apoyó a Franco. Fuente: RationalRevolution
En segundo lugar, también simpatizó con la causa franquista la Iglesia Católica americana que, aunque minoritaria, ejerció una gran presión en la administración Roosevelt. La comunidad católica irlandesa, mayoritaria en la iglesia norteamericana, apoyaba a los movimientos de independencia irlandeses, los cuales habían recurrido a Alemania para obtener ayuda y, con el ascenso de Hitler, el nacionalsocialismo se veía como un aliado contra el imperialismo inglés.

Por último, algunas empresas americanas, entre las que se encontraban Texaco, Standard Oil, General Motors... proporcionaron una ayuda decisiva a los nacionales, movidas por el deseo de proteger las ya existentes inversiones y preservar el mercado español de las fuerzas anticapitalistas que obraban del lado de la República.


Y todo ello bajo la aparente neutralidad del gobierno Roosevelt.


La empresa General Motors proporcionó a Franco 12.000 camiones. Fueron estos suministros, unidos al combustible proporcionado por las petroleras norteamericanas y las inmensas cantidades de dólares prestados en créditos los que ayudaron a Franco a ganar la guerra, como posteriormente reconoció algún ministro de su gobierno. Fuente: Making the world safe for hypocrisy
Por el contrario, la intelectualidad americana consideró la sublevación militar de Franco como la invasión fascista que frenaba el progreso en España. Decenas de rectores universitarios, profesores, escritores y artistas firmaron peticiones de apoyo a la República. A esto siguió una inundación de panfletos pro-republicanos, artículos y libros de escritores comprometidos que se referían a España como “la última causa pura” porque muchos intelectuales creían que la victoria o la derrota en España decidiría el destino del progresismo en todo el mundo.

Sin embargo, el apoyo a los republicanos lo monopolizó casi exclusivamente el CPUSA (Partido Comunista de los Estados Unidos de América), que asumió el liderazgo del movimiento antifascista americano, en el que se integraron grupos estudiantiles, organizaciones pacifistas, coaliciones por derechos civiles y todo tipo de agrupaciones.


Nueva York, 1936. Manifestación en contra del fascismo en España. Estados Unidos estaba sumido aún en una gran depresión económica. Fuente: Cyrano's Journal Online
El CPUSA logró reclutar a unos 3000 jóvenes norteamericanos que se embarcaron en el puerto de Nueva York para luchar contra el fascismo en España, al lado de la República, pese a que el gobierno estadounidense les había prohibido expresamente su participación en la contienda española so pena de perder su nacionalidad.

Aunque fueron llegando en oleadas, sorteando todo tipo de dificultades, todos se fueron integrando en la XV B.I. a la que se terminó conociendo impropiamente como Brigada Lincoln, ya que así se llamo el Batallón norteamericano junto al que lucharon en la misma Brigada otros batallones de lengua inglesa.


Bandera del Batallón Lincoln. Fuente: Wikimediacommons
El batallón de voluntarios norteamericanos recibió su nombre en honor a Abraham Lincoln, decimosexto presidente de Estados Unidos, famoso por su intención de abolir la esclavitud y otorgar la libertad a los esclavos negros.

La mayor parte de los Lincoln procedían de las clases populares. Eran electricistas, operarios de fábricas, plomeros, carpinteros, ferroviarios, taxistas, obreros de la construcción... y, en su mayoría, procedían de los grandes centros industriales y urbanos, tales como Nueva York, Los Angeles, Pittsburgh, San Francisco, Detroit... También había profesionales de las clases medias, como médicos, abogados, periodistas… y aun algunos provenientes de ricas y prominentes familias.


El presidente Abraham Lincoln, artífice de la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos. La realidad, sin embargo, era que en la época de la creación de la Brigada que llevaba su nombre, el país estaba segregado y los abusos de todo tipo contra los afroamericanos eran moneda común. Y aún se tardó mucho en conseguir la plena igualdad con los blancos. Fuente: ZonaforoMeristation
También se sumaron un centenar de afro-americanos, a quienes va dedicado este artículo. La participación de los negros estadounidenses en la contienda española apenas se comenzó a investigar a mediados de los años ochenta, coincidiendo con la publicación de "Mississippi to Madrid". Hasta entonces, fueron los brigadistas menos visibles, no sólo en España, sino en su propio país.

Enrolarse para luchar en España tuvo incluso mayor dificultad para ellos que para sus compatriotas blancos, ya que a los negros no les daban pasaporte. Muchos debieron obtener el visado norteamericano para España en el despacho de las Brigadas Internacionales en París o cruzar clandestinamente los Pirineos al amparo de la noche.



El primer contingente de brigadistas norteamericanos zarpó de Nueva York el 26 de diciembre de 1936. El barco se llamaba "Normandie" y en él se encontraban 76 hombres, que llegaron a Le Havre (Francia) el día de año nuevo. Al día siguiente salieron hacía París, llegaron hasta Perpignan y por último a Figueres (Girona), donde tenían su base. Fuente: ZonaforoMeristation
Su bautismo de fuego fue en la Batalla del Jarama, en la que tuvieron que pelear contra los marroquíes de Franco, muchos de ellos de piel tan oscura como la suya. No pudieron dejar de mostrar su perplejidad por el hecho de que un pueblo colonizado luchara al lado de los fascistas pues ellos habían convertido la reivindicación racial en el motivo más importante de su compromiso político y de su participación en la Guerra Civil Española.


"Hoy capturamos a un moro herido / Era tan oscuro como yo / Le dije, chico ¿qué haces aquí / peleando contra gente libre?".


Langston Hughes, “Carta desde España”.


Los afro-americanos lucharon también en Belchite, en Teruel, en el Ebro…dejándose la vida en ellas aproximadamente la mitad de ellos y escribiendo páginas gloriosas debido a su valor en el combate.


Los Lincoln, fotografiados durante un descanso en la lucha. Fuente: Cyrano's Journal Online
El brigadista negro más conocido y destacado fue, sin duda alguna, Oliver Law. Su actuación destacada en el Jarama, fruto de su valentía y de su experiencia durante la I Guerra Mundial le llevó a asumir, como comandante, el mando del Batallón Lincoln de la XV Brigada Internacional.

Esta era la primera vez en la historia que un oficial afro-americano comandaba un batallón norteamericano, compuesto por blancos y negros. Un hecho que no se alcanzaría en el ejército estadounidense hasta los años 50 durante la guerra de Corea. Oliver Law moriría en la Batalla de Brunete, durante el asalto al Cerro del Mosquito en julio de 1937.


Activista político y ferviente anti-fascista, Oliver Law fue también un soldado de probada experiencia militar. Sirvió en una compañía de ametralladoras y pronto se convirtió en el comandante del Batallón Lincoln. Fue el primer afro-americano que comando a tropas de estadounidenses blancos en la Historia. Fuente: Abraham Lincoln Brigade Archives
Cuando los supervivientes de la Brigada Lincoln volvieron a casa, volvieron a un país segregado, con un historial izquierdista y muchos de ellos sin pasaporte. Los afro-americanos sufrieron una doble represión, la primera por su color y la segunda al ser considerados como enemigos, calificados como comunistas peligrosos por haber luchado al lado de los republicanos españoles.

El macartismo les condenó a penas de prisión ejemplarizantes y la mayoría de ellos, simpatizantes de izquierda, fueron calificados de comunistas por lo que perdían automáticamente sus empleos o se les denegaban los mismos.


Sin embargo, no pudieron doblegarlos. Los VALB (Veterans of the Abraham Lincoln Brigade) mantuvieron una línea política clara y constante: permanecieron en contacto con los prisioneros políticos republicanos, se implicaron en la lucha contra el ejército nazi, combatieron por los derechos civiles, se opusieron a la guerra de Vietnam, a las intervenciones militares en Latinoamérica, al apartheid de Sudáfrica…hasta que en tiempos relativamente recientes se ha comenzado en su propio país a otorgarles el reconocimiento que merecen.



Escudo de los "Veterans of the Abraham Lincoln Brigade" que glosa el XL Aniversario (1936-1976) del Batallón. Este grupo se halla compuesto hoy por cientos de norteamericanos que permanecen activos en su lucha contra el fascismo, a la que consagraron lo mejor de sus vidas. Fuente: S.B.H.A.C.
Y por encima de todo, siguieron considerándose unos españoles más. Acerca del trato que recibieron en España, los brigadistas negros coinciden: aunque por todas partes despertaban la curiosidad de la población nativa, nunca fueron tratados de modo diferente a sus compatriotas de piel blanca.


El autor de "Mississippi to Madrid" aún regresó en 1986 a España, donde pudo besar a una Pasionaria de 91 años y decirle: "¡Aquí estamos!". Era su respuesta a las palabras que la dirigente comunista pronunció en otoño de 1938 como despedida a las tropas internacionales:

"Volved a nuestro lado. Aquí encontraréis patria los que no tenéis patria".


A muchos, las balas fascistas ya les habían dejado, para siempre, en las colinas y en los valles de España.


Los ecos de sus canciones sureñas aún resuenan entre las viñas, entre los olivares…




Fuentes documentales


Bibliografía


- Carroll, P. La odisea de la Brigada Abraham Lincoln: los norteamericanos en la Guerra Civil Española. Espuela de Plata, Sevilla, 2006.

- Castilla, A. Abe Osheroff y la Brigada Abraham Lincoln. Sueño y pesadilla. Revista Tiempo de historia, nº 30, mayo 1977. Fuente: S.B.H.A.C.
- Melón, I. Los Estados Unidos en la Guerra Civil Española. School Work. Essays & Theses. Fuente: Scribd.

- Moradiellos, E. El oficio de historiador. Siglo XXI, Madrid, 2008.

- Sutherland, J. African-americans at war: an encyclopedia. Vol.1. Abc-Clio Inc., 2003.

- Yates, J. Mississipi to Madrid. Memoirs of a black american in the Spanish Civil War. Open Hand Publishing, Seattle,1989.


Prensa digital


- Los brigadistas ocultos. Artículo de M..Sentís para La Vanguardia, 07-10-2009.

- Los galones del capitán Oliver Law. Artículo de M.A. Nieto para El País, 25-06-2006.


Webgrafía


- I "diversi" e la Guerra di Spagna. Ebrei, negri e omosessuali nelle Brigate Internazionali. Artículo de P. Ramella. Fuente : StoriaXXIsecolo

- Comandantes de las Brigadas Internacionales. Fuente: Agujero negro.

- Biography of Oliver Law. Fuente: Abraham Lincoln Brigade Archives.

- Law, Oliver (1900-1937). Fuente: Blackpast

- Biography of Thomas Page. Fuente: Abraham Lincoln Brigade Archives.


Material audiovisual


- Americans in the Spanish Civil War. Fuente: YouTube

- Jarama Valley. Fuente: YouTube
- Viva la Quince Brigada. Fuente: Youtube


Esto saldra en la pagina al pulsar leer mas

20 comentarios:

buda dijo...

Un articulo extraordinario el de hoy Daniel,donde hay tanto que agradecer a todos los brigadistas ya fueran blancos o negros ya que toda memoria es poca para los defensores de la libertad.
Nunca les agradeceremos lo bastante todo lo que hicieron por la España Repúblicana y a ti por darnoslo a conocer.
Un besico

Felipe dijo...

Gracias Daniel por acercarnos de nuevo un trozo de nuestra reciente historia,malo historia para algunos.

También gracias a todos aquellos que vinieron en auxilio de la República

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Una gran contribución la de la Brigada Lincoln. Un ejemplo de hombres comprometidos con la libertad y contra el fascismo.

Salud y República

severino el sordo dijo...

Hoy la entrada es magnifica completa el analisis de todos los pueblos que pasaron por aca para defender la republica,bien explicado el posicionamiento de la sociedad en este caso estadounidense pero se puede decir mundial el dinero y la religion de un lado y el pensamiento y los trabajadores del otro en este caso creo que han cambiado bien poco la historia.Hay que reconocer a estas gentes de color su arrojo para venir tan lejos a luchar por unas ideas y lo duro que se tuvo que hacer su vuelta a los USA de aquella epoca encima de negros rojos,vaya mi reconocimiento para ellos,saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

La lucha de los negros americanos en defensa de la república española tiene un doble merito, uno por defender los ideales de la democracia y la libertad y otro por las repercusiones negativas que tuvieron en su país a la vuelta.
Salud, República y Socialismo

Jesús Herrera Peña dijo...

Daniel, solamente para decirte que sigo aquí, sólo que se me ha agotado el repertorio de frases para alabar tu tarea y no quiero repetirme.

Un abrazo.

Marcela dijo...

Quienes mejor que ellos para luchar por la libertad. Y que sabia la reacción del campesino, dándose cuanta de todas las distintas formas que toma la esclavitud.
Beso.

daalla dijo...

Buda, y aún quedan muchos de más colores, Pero de momento lo dejaremos aquí y más adelante volveremos a escribir sobre ellos.
Besicos

Felipe, hay que estarles muy agradecidos, en verdad.
Un abrazo.

Así es, Rafael, una gran contribución durante la G.C.E. y después, incluso ahora mismo están trabajando por erradicar el fascismo, que es esconde bajo múltiples formas.
Salud y República

Severino, he intentado de dar a conocer las nacionalidades y grupos étnicos minoritarios que participaron en las B.I. Queda mucho por investigar y por difundir. Cuando se vaya sabiendo más volveremos a contar lo que se pueda de aquellos valientes, de todos los colores, de todos los países, que sintieron la lucha contra el fascismo como su propia lucha.
Nos vemos.

Antonio, las debieron de pasar canutas a su vuelta, y eso que ya habían experimentado toda la discriminación posible antes de su marcha. Su lucha por la igualdad fue durísima.
Salud y República.

Jesús, no hacen falta palabras, ya lo sabes.
Un abrazo.

Marcela, muchas veces la mayor sabiduría es la de los más sencillos, pues no está mediatizada por las ideologías.
Beso.

mimi dijo...

De todas las entradas sobre los brigadistas,sin duda esta ultima de los afroamericanos es la que mas me ha gustado.De alguna manera me recuerda a las pelis que hemos visto de exclavos en los campos de algodon.Un beso.

daalla dijo...

Mimi, es que eran aún prácticamente unos esclavos, trabajando en el algodón y en los trabajos más duros y peor pagados. Me alegro de que te haya gustado.
Besos

Elvis dijo...

Enhorabuena por el articulo, me ha encantado. A pesar de que es un tema bastante estudiado es muy interesante y por supuesto didáctico todo lo que cuentas.

A mi también es el que más me ha gustado de los brigadistas, gracias.

Sigue asi, la pausa de los 15 dias te esta ayudando a reflexionar y perfeccionar aún más si cabe este blog tan importante para preservar la memoria histórica y dar a conocer lo que en verdad era la República y los republicanos.

Salud y República

verdial dijo...

Es digno de alabar la entrega y profesionalidad de estos brigadistas, sobre todo los afroamericanos que más difícil lo tenían, en la cruenta lucha española, así como a tantos otros pueblos que se lanzaron a luchar junto a un pueblo que no era el suyo por la libertad.

Muy buen trabajo Daniel, como siempre me dejaste pensativa...

daalla dijo...

Gracias, Elvis. Espero seguir siendo merecedor de todos esos elogios.
Salud y República

Así es, Verdial. Más adelante espero continuar con otros brigadistas que vinieron de muy lejos, pero todos sintiendo la lucha de la República española como la suya propia.
Un abrazo.

nexus. dijo...

Como siempre me has impresionado con la espléndida profundidad de tu entrada.
Y como siempre, también me has emocionado.
Por todo esto, por tu implicación en la causa de alumbrar la verdad de una guerra in-civil y una de las peores dictaduras que se han dado en el mundo que te ofrezco un pequeño destello de reconocimiento desde mi rincón.
Si puedes pasar por Quinta columna, hay un premio para ti, posiblemente tu blog sea si no el que mas, uno de los que mas lo merecen.
Un abrazo.
Salud y República!!
Nexus.

Isabel Romana dijo...

Una historia muy emocionante, me hace sentirme muy orgullosa el saber que los afroamericanos fueron tratados con respeto y afecto por la poblacíón española, y que ellos se sintieron tan comprometidos con la república. Qué labor tan maravillosa estás haciendo enseñandonos todas estas cosas tan ocultas... Un abrazo muy fuerte.

daalla dijo...

Gracias, Isabel. Para ellos, su participación en le G.C.E. fue liberadora en el más amplio sentido de la palabra ya que aquí fueron personas libres y valiosas que obtenían la recompensa debida a su esfuerzo y sus merecimientos. Todo lo contrario a lo que podían esperar en su propia tierra, la idílica "tierra de la libertad" que no lo era tanto.
Un abrazo.

José Manuel Sánchez dijo...

Gracias amigo por divulgar esta parte de nuestra historia tan desconocida por nuestra juventud. Es nuestra obligación moral con estos seres que dieron por nosotros lo mas valioso que tenían divulgar su ejemplo en estos tiempos en los que tanto escasean la solidaridad, la ética Y los valores que rebosaban estas personas. No debemos de olvidar también la presencia de centenares de mujeres que ayudaron como médicos, enfermeras, secretarias, conductoras, etc.

D dijo...

Gracias por tu amable comentario, José Manuel. No nos olvidaremos de las mujeres, faltaría más, que las hubo y muchas. Espero realizar una serie de entradas para homanajear a aquellas valientes a las que se olvidó, además de por las causas obvias de marginar a quienes lucharon por la libertad en nuestro país, por ser lisa y llanamente mujeres. Quizás comience por la enfermera Salaria Kea, mujer, brigadista y negra. Casi nada.
Saludos

mb. dijo...

Tremendo artículo. Muchísimas felicidades. Está perfectamente documentado y narrado. No conocía el encuentro entre la Pasionaria y Yates. Muy emotivo.
Creo que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a estos hombres y mujeres; pero qué decir de l@s negr@s que no se haya dicho ya. Su alma fue si cabe, el doble de grande.
Existe un gran documental de hora y media sobre la XV Brigada [en inglés]: http://www.youtube.com/watch?v=URtWFEKHsvs
Y otro en castellano, Almas sin fronteras: http://www.youtube.com/watch?v=acHaglQqwuM

salut!

Daalla dijo...

Gracias por los elogios, mb. En verdad que es emotiva la participación de aquellos valientes en las B.I. Gracias también por los enlaces, de los que ya conocía el segundo. Quedan en la recámara para un nuevo artículo sobre los Lincoln cuando sea posible, pues su historia es apasionante.
Salud y República

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...